Róger Olivas
  •   CORINTO, CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |
  • END

Juan Carlos Álvarez Martínez, de 22 años, conocido cariñosamente como “El Marciano”, se suicidó la madrugada del martes último, en una actitud de imitación, tras la muerte de una amiga en las mismas circunstancias.

El joven se colgó con un mecate de la rama de un árbol, en el sector de Los Atracaderos, en el barrio Los Pescadores, de este puerto.

María de los Ángeles Betanco dijo que su sobrino era adicto al pegamento y en varias ocasiones había manifestado que se quitaría la vida.

Cuatro testigos aseguraron que la noche del lunes, en la vela de la adolescente Blanca Marjorie Quintero Rodríguez, de 16 años, originaria del barrio El Playón, de Corinto, quien se ahorcó la mañana de esa misma fecha, “El Marciano” dijo que imitaría la acción.

“Me decía que cuando muriera yo me iba a encargar de su sepelio. Yo le decía que no tenía dinero, y él me respondía que le pidiera al pueblo”, lamentó Betanco.

El teniente Léster Gómez, funcionario de Auxilio Judicial de la delegación policial del puerto de Corinto, expresó que de acuerdo con el dictamen del forense Róger Pereira Umaña, el cuerpo de Juan Carlos Álvarez Martínez, no tenía señales de violencia.