Ledia Gutiérrez Lanzas
  •   CÁRDENAS, RIVAS  |
  •  |
  •  |
  • END

El cuerpo sin vida de un supuesto miembro del Ejército de Nicaragua fue encontrado a las nueve y media de la mañana del lunes, con seis impactos de bala, y de acuerdo con sus familiares, todo hace indicar que se trata de una “pasada de cuentas”.

El cadáver de Edwin Ardiel Mayorga Pavón fue divisado por un taxista rivense en el kilómetro 140 y medio de la carretera Rivas-Peñas Blancas, frente a la Finca Ostayo, cercana a la frontera con Costa Rica.

Según la capitana Luisa Amalia Chavarría, vocera de la Policía de Rivas, el médico forense confirmó que el cadáver presentaba impactos de bala en ambas piernas, hombro izquierdo, glúteo derecho, costado izquierdo y que el deceso ocurrió entre las nueve y diez de la noche del domingo.

La víctima era originaria de Managua, y ese domingo se trasladó de la capital a la comunidad de Sapoá para visitar a su cónyuge, Carla de los Ángeles Alfaro Rojas, con quien procreó dos hijos; uno de dos años y medio y otro de un año.

Por la noche, Mayorga Pavón estuvo hasta las nueve en el parque de Sapoá, platicando con unos amigos. Según su primo, Francisco Javier Rivas Pavón, a esa hora se despidió y se dirigió a la casa de Carla, pero al parecer en el trayecto fue interceptado por desconocidos que le quitaron la vida.

La Policía rivense indica que Mayorga Pavón tenía tres antecedentes por robo con fuerza. Chavarría dijo desconocer si el joven era militar activo, como lo afirma su familia.

Por este caso está detenido el rivense Nicolás Martínez Calderón, de 20 años, considerado sospechoso del crimen, ya que al parecer había amenazado de muerte a Mayorga Pavón.