•   GRANADA  |
  •  |
  •  |
  • END

La audiencia preliminar realizada en el caso de la muerte de María del Rosario Torres Rocha, dejó más preocupados a sus familiares luego que el juez de Distrito de Audiencias de Granada no incluyera en la acusación el estado alcohólico en el que supuestamente se encontraba Noel Antonio Vasconcelos, de 21 años, al momento de arrollar a la víctima, el pasado cinco de abril, frente al casino Circus-Circus.

El abogado acusador, Ernesto Zambrana Sander, explicó que el mismo juez mandó a ampliar la acusación, para determinar si el muchacho iba o no bajo los efectos etílicos. “Y es que el artículo 141 establece que si la persona va bajo los efectos del alcohol, la competencia es el del Juzgado de Distrito Penal, en caso contrario es del Juzgado Local. Sin embargo, el juez consideró que no debía admitirse el elemento del alcohol, por lo tanto quedó bajo la jurisdicción de él mismo”, señaló el abogado.

Médico lo confirmó

Esta disposición dejó sumamente intranquilos a los hijos, esposo, hermana y demás familiares de la víctima, quienes presentaron un documento firmado por un médico del Hospital Amistad Japón-Nicaragua que valoró a Vasconcelos, en el que afirma que iba bajo los efectos del alcohol.

“La noche del accidente no le pudieron hacer ningún examen, porque estaba bajo esos efectos y no se dejó, pero después lo valoró un médico y dijo que sí andaba en estado de ebriedad. Como el análisis no fue inmediatamente ahora dicen que no es válido”, reclamó doña Auxiliadora Torres, hermana de la fallecida.

La ampliación además tenía como objetivo incluir a Jessie Silva Suárez, una de las sobrevivientes que sufrió mayores daños, y que tuvo que ser intervenida quirúrgicamente en dos ocasiones,
“Me hicieron una reconstrucción intestinal, me sacaron un riñón y tengo cirugías internas y externas. También sufrí fracturas en la mano y los doctores me tuvieron que poner platino, porque el radio se quebró”, lamentó Suárez.

Torres Rocha falleció en el lugar de la tragedia a causa de un trauma craneoencefálico severo, producto del impacto de la camioneta Nissan, M 134-675, que la prensó contra la pared del casino.

Sus familiares explicaron que al momento del accidente ella regresaba de un restaurante ubicado en el centro de la ciudad de Granada, donde trabajaba como cocinera.