•  |
  •  |
  • END

A casi un mes de la muerte por atropellamiento vehicular del joven hondureño César Fernando Paz Alfaro, las autoridades de la V Sección de Policía siguen sin emitir el fallo correspondiente.


Rafael Aguirre, abogado que representa a la familia doliente, denunció la supuesta existencia de “mano pachona” para proteger a Emilio del Carmen Jarquín Granados, chofer del Instituto Nacional Tecnológico, Inatec, señalado de haber causado la tragedia.


Los señalamientos hechos por el abogado Aguirre fueron rechazados de inmediato por el jefe de Tránsito en la Estación Cinco de Policía, teniente Lisandro Ocón.

“No existe ‘mano pachona’ para favorecer a persona alguna, menos en un accidente donde hubo una muerte de por medio”, sostuvo el jefe policial.

Ocón explicó que el atraso en dictar el fallo es porque están a la espera de los resultados del examen de Averías, Explosivos e Incendios, Avexis, practicado durante la reconstrucción del accidente hecha hace tres días.

Paz, quien era universitario, perdió la vida la madrugada del pasado cinco de julio, al ser atropellado por Jarquín, quien conducía un jeep azul, placas M 135- 104, propiedad de Inatec.


Emilio Jarquín fue localizado por las autoridades policiales hasta cuatro días después, porque luego del accidente el presunto homicida se fugó del lugar, mientras la víctima quedaba en el pavimento, en estado agónico.

En esa ocasión, el joven extranjero fue trasladado de emergencia al Hospital “Lenín Fonseca”, pero expiró a los pocos minutos de haber llegado a ese centro asistencial.


Para el abogado Rafael Aguirre es falsa la versión dada por Jarquín, sobre que esa madrugada él manejaba a 25 kilómetros por hora y que la víctima bajó de forma inesperada del boulevard que está de donde fue ENEL Central dos cuadras al oeste.