Tatiana Rothschuh
  •  |
  •  |
  • END

SAN CARLOS, RÍO SAN JUAN

Orlando José Duarte, de 41 años, un comerciante de ganado del municipio de San Miguelito, en el departamento de Río San Juan, fue asesinado al recibir un disparo cuando se dirigía a retirar dos vacas que había comprado en la finca San Isidro, comunidad de El Delirio, del municipio de San Carlos.

La muerte de Duarte ocurrió a eso de las 11 de la mañana del pasado primero de agosto, después de cruzar la puerta de la finca de la familia Quintanilla, donde retiraría las dos vacas que ya había pagado, y precisamente cuando a lomo de bestia junto a su hijo, de nueve años, se encaminaba hacia la casa, un disparo provino de una montañita, ubicada a unos 30 metros.

Según el comisionado Jardiel Arteaga, segundo jefe de la delegación policial de Río San Juan, el disparo, presuntamente de Ak, le impactó en la región del omoplato izquierdo, sin orificio de salida. Al caer de la bestia, Orlando se fracturó un brazo y aún con hálitos de vida pudo decirle a su hijo que huyera y le dijera a su mamá que el dinero y una pistola estaban en la gaveta y que los cuidara.

El jefe policial informó que en la escena del crimen, los agentes encontraron un casquillo de Ak, pero todavía ayer no habían dado con el asesino.

La Policía ha descartado cualquier sospecha entre la familia Quintanilla, dado que a juicio policial no había razón para matar al comerciante, con quien incluso mantenían una buena relación y no existe antecedente de conflicto alguno.

No obstante, el señor Duarte podría ser la víctima equivocada de quienes pretendían saldar cuentas por una vieja vendetta entre los Quintanilla y otra familia. Aparentemente el matón esperaba a un Quintanilla cuando apareció el comerciante de ganado.