•  |
  •  |
  • END

Una verdadera tragedia es la que vive la familia Espinoza, luego de perder a uno de sus miembros la noche del domingo último, cuando trabajaba amenizando una fiesta en el barrio “Augusto C. Sandino”, de Managua.

Irving Danilo Espinoza, de 17 años, llegó con su papá y su hermano Javier a trabajar para que la fiesta de 15 años de una jovencita fuera inolvidable, sin imaginar la mala jugada que le tenía la vida.

“Mi hermano me dijo que miraba sospechosos a los cuatro sujetos que estaban cerca, y nos fuimos para adentro. Como a los cinco minutos entraron y se llevaron la computadora e hirieron a mi hermano, a pesar de que mi papá tenía a uno de la camisa, lo dejamos ir, porque nos apuntaban con armas y mi hermano estaba herido”, relató entre sollozos Javier Espinoza.

Asimismo, recordó que desde hace 14 años tiene el negocio de disco móvil, cuyo local está en el Barrio Monseñor Lezcano, y que siempre salieron librados de los intentos de robo.

Según Javier, dos de los supuestos delincuentes que llegaron a la fiesta a robar, después del hecho regresaron.

“Creo que regresaron para saber qué habían hecho, estaba la Policía y los reconocimos, fue así que se logró detener a dos de los cuatro, pero esperamos que pronto todos estén capturados”, manifestó Javier.

Por su parte, la Policía de la Quinta Delegación confirmó que están dos personas capturadas, que fueron reconocidas por los familiares del fallecido como los que andaban con el homicida y ya tienen identificados a los otros dos.

“Se presume que fue un disparo de 9 milímetros que le impactó cerca de la tetilla izquierda, y a pesar de que lo trasladaron al Hospital ‘Roberto Calderón’, en el traslado expiró”, dijo un agente policial.

El cuerpo del muchacho fue llevado al Instituto de Medicina Legal para realizarle la autopsia correspondiente.