Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Padre se confiesa violador
Diez años de prisión solicitó la Fiscalía para el ciudadano de iniciales R.A.M.P., de 31 años, quien admitió haber violado a su propia hija por espacio de un año, entre enero de 2008 y enero de 2009, en una comarca de San Rafael del Sur. El deleznable hecho dejó secuelas sicológicas graves en la menor de doce años, porque ahora sufre del Síndrome de Estocolmo, es decir, defiende a su victimario. Según la acusación, el padre le declaró a su propia hija que se había enamorado de ella, y precisamente fueron las cartas de amor que la niña le escribió a su “papito” detallando los encuentros sexuales que sostuvieron, las que permitieron descubrir al degenerado. La Defensoría Pública pidió ocho años para el autoinculpado, pero será hasta el siete de agosto que la autoridad judicial se pronunciará al respecto en sentencia condenatoria.

Tres años de prisión para “Tromponero”
La jueza suplente Tercero Local Penal de Managua, Ericka García, castigó con tres años de prisión, que culminarán el 30 de julio de 2012, a Raúl Betmar Fajardo Fajardo, quien de un puñetazo le desprendió dos piezas dentales (pieza central y lateral superior izquierda) al estudiante Dino Fernández Colindres, el que tuvo que invertir aproximadamente 500 dólares en su dentadura para no andar “chintano”, como popularmente se dice. Durante el juicio oral, la fiscal María Lucía Sandoval logró probar con la declaración de la víctima y testigos, que no hubo ninguna agresión ilegítima por parte de Fernández, quien el día de los hechos, 11 de noviembre de 2008, estaba jugando naipes con sus amigos en una acera, en el barrio ubicado detrás de la Cámara de Comercio Americana, cuando se apareció “el tromponero”, que empezó a golpearlo por puro gusto. Luego, Dino lo empujó y le pidió que se calmara porque él no andaba bromeando con nadie, pero la respuesta que obtuvo fue un sonoro puñetazo en la boca.

Extraño error
A solicitud del fiscal Baltazar Arévalo, la jueza Segundo Penal de Audiencias de Managua, María Concepción Ugarte, dejó sin efecto un proyecto de auto resolutivo que extrañamente fue mandado a notificar por cédula al Ministerio Público el 22 de julio, como si fuese una decisión judicial definitiva, pero al siguiente día (el 23) les enviaron una segunda resolución contradiciendo la primera. “Las cédulas emitidas se desprendieron erradamente del proyecto de auto de resolución del recurso de apelación que la secretaria practicara”, explicó la jueza, quien dejó vigente el auto del 23 de julio, donde su suplente admitió la apelación que Carlos Garay presentó contra el auto mediante el cual le decretó la prisión preventiva al extranjero, quien supuestamente fue remitido al juzgado fuera del término de 48 horas establecido por la ley. El guatemalteco Francisco Alfredo Calvinisti está preso y a la espera de juicio por la presunta autoría de transporte de drogas y tenencia ilegal de armas, pero habrá que ver si el Tribunal de Alzada se pronuncia antes de que arranque la vista oral.