•  |
  •  |
  • END

MATAGALPA

En menos de dos semanas, dos mujeres comerciantes matagalpinas han sido asesinadas con el supuesto móvil del robo. La otra fémina fue ultimada de un machetazo en el cuello por elementos que hasta el momento no han sido identificados, según reportó la vocería departamental de la Policía Nacional.

El hecho sangriento se registró en la comarca El Pájaro, ubicada en el municipio de Rancho Grande, cuando a la vivienda donde habitaba Evangelina González López, de 27 años, quien se encontraba en compañía de un niño de dos años, se presentaron los antisociales que trataron de intimidar a la joven para saquear la casa.

Al parecer, la joven trató de enfrentar a los delincuentes, pero uno de ellos descargó el mortal machetazo que la alcanzó en el cuello, por lo que murió de forma instantánea. Los criminales se llevaron 15 mil córdobas que González López tenía en su poder y que eran producto de una venta de ganado que realizó su compañero de vida.

Las investigaciones realizadas por la Policía indican que los delincuentes llegaron en la mañana a la casa de la joven, quien sólo se encontraba en compañía de su niño, debido a que su compañero de vida había salido a sus labores cotidianas.

Familiares de la víctima dijeron a las autoridades que desconocían quiénes pudieron ser los asesinos de la joven, debido a que no tenían rencillas personales con nadie y que esperaron que estuviera sola para robar y asesinarla.

Un equipo de investigadores de la Policía departamental se dirigió hasta el lugar del crimen para iniciar las investigaciones y tratar de dar con el o los criminales que dieron muerte a Evangelina González López.

La otra víctima

La semana anterior, en el municipio de La Dalia, en el sector de Peñas Blancas, otros antisociales asesinaron a Carol Araceli Rodríguez López, de 34 años, a quien propinaron un disparo a la altura de la sien izquierda, y después de asegurarse que había expirado, se llevaron 13 mil córdobas en efectivo que la mujer llevaba consigo.

Se logró conocer que Carol Araceli, cuyos asesinos no han sido capturados, era una maestra de mucho prestigio y había logrado llevar la educación a las haciendas cafetaleras, principalmente de Ramacafé y otras empresas del ramo, por lo que por esa entrega a la educación había recibido un reconocimiento por parte del Mined.

Rodríguez López, el día de su muerte, se dirigía a comprar mercadería para abastecer una pequeña pulpería que tenía en su casa.