•  |
  •  |
  • END

Siete días de prisión le decretó la jueza Karla García Zepeda al “verdugo” de Meylin Raquel Martínez Mendoza, de 16 años, quien el pasado tres de agosto murió decapitada en Xiloá, convirtiéndose así en la quinta víctima de la violencia en Ciudad Sandino, cuyos habitantes marcharán la próxima semana pidiendo un alto al derramamiento de sangre joven.

“Demandamos del Estado Nicaragüense mejores partidas presupuestarias para la seguridad ciudadana en nuestro país”, exigió Reyna Rodríguez, del Centro de Mujeres Amifanic y miembro de la Red de Mujeres contra la Violencia, organizaciones que marcharán el miércoles hacia el mercadito de Ciudad Sandino, pidiendo el fin de la violencia en el municipio, donde han muerto cinco personas en los últimos tres meses.

“Consideramos que en nuestro país no se pueden seguir permitiendo este tipo de asesinatos que están acabando con la vida de nuestras jóvenes, que no pueden andar tranquilas porque en cualquier momento les puede pasar cualquier cosa”, apuntó Rodríguez, quien ayer se presentó al Juzgado Octavo Penal de Audiencias capitalino, para demandar justicia junto a la madre de la adolescente asesinada, Isabel Mendoza, quien lloraba desconsoladamente.

“¡Asesino! ¿Te gustaría que le hicieran a tu hija lo mismo que le hiciste a Meylin?”, le gritaron al reo Edgard Stephen Baltodano Martínez, cuando éste fue conducido del juzgado a la prisión, donde deberá permanecer hasta el 14 de agosto por violación agravada, asesinato y robo.

Durante la audiencia, el acusado, de 30 años, apodado “Tierra”, no tuvo quien lo defendiera, por lo que la jueza Karla García solicitó un defensor público para garantizarle el derecho a la defensa.

Detalles del crimen

La acusación suscrita por la fiscal Alicia Carolina Solís revela que fue el prófugo Ariel de Jesús Vallejos, de 25 años, apodado “El Zanate”, quien ató de pies y manos al novio de la jovencita, Carlos Ordóñez Medrano, para golpearlo con un machete en la espalda y pantorrillas. Luego, “Tierra” lo obligó a permanecer boca abajo para que el otro delincuente violara a la joven contra natura.

Como la joven gritó, su victimario le ordenó callar porque si no la matarían a ella y a su novio, amenaza que se concretó, pero hasta después que “Tierra” obligó a la jovencita a bañarse en la laguna para violarla contra natura. Enseguida, el asesino le cubrió la cabeza con la camiseta de Carlos Ordóñez y la decapitó cual si fuese un verdugo experimentado.

La acusación revela que después “Tierra” le cubrió la cabeza a Ordóñez con el pantalón de su novia y le asestó un machetazo en la parte posterior del cuello y lo lanzó a la laguna, pero el joven nadó, por lo que el hechor empezó a lanzarle piedras diciendo: “ahora sí te voy a matar a pedradas”, pero el joven logró huir frustrando su asesinato, después pidió ayuda a dos pescadores que estaban cerca de la escena del crimen.

Mientras eso ocurría, Baltodano despojó a la muerta de su anillo de graduación de primaria y registró su mochila escolar para sustraerle el celular, artículos que les fueron ocupados a Nancy Baltodano Araica y Juan Carlos Martínez, familiares del supuesto asesino.

La perra “es testigo”

La fiscal Solís también ofreció como prueba contra “Tierra” y “El Zanate”, quien ahora es buscado por cielo y tierra, el machete de 56 centímetros que usó el acusado para decapitar a la jovencita, la ropa que andaba puesta el día de los hechos y que lanzó al fondo de una letrina, y la perra pinta que los sospechosos dejaron abandonada y amarrada en la laguna, la cual se lanzó “feliz” sobre su amo cuando los uniformados se la presentaron.

Además, están como testigos el taxista que llevó a la pareja y a los asesinos a Xiloá, el pasajero que iba en el mismo taxi, y el portero del centro turístico, quien confirma que “Tierra” y “El Zanate” ingresaron al lugar llevando consigo una mochila verde olivo y la perra pinta.