•   BLUEFIELDS, RAAS  |
  •  |
  •  |
  • END

La sociedad costeña está enardecida por la cobarde y monstruosa acción de Anastasio Trinidad Torres Zeledón, un depravado de 58 años que la tarde del domingo asesinó a su hijastra, a quien llamaremos “Anita”, una niña de 13 años, a la que había violado y embarazado a inicios de año en el municipio caribeño de El Tortuguero, delito por el que fue condenado a 12 años de prisión.

A pesar de la férrea oposición de la fiscal auxiliar de la RAAS, Jannina Jackson, el fin de semana la jueza de ejecución de sentencias de Bluefields, Yorlene Orozco, dejó en libertad a Torres Zeledón en virtud de “condena diferida”, porque un médico le dictaminó seis enfermedades distintas al convicto violador.

Con una bayoneta

Anastasio Torres no esperó más y apenas salió del Sistema Penitenciario de Bluefields se trasladó a El Tortuguero a buscar a Anita, quien ya había dado a luz a una criatura que es fruto de la violación cometida por Torres, y apenas la encontró en su casa, le clavó una bayoneta en el pecho provocándole la muerte instantáneamente.

El jefe de la secretaría ejecutiva de la Policía de la RAAS, subcomisionado Rolando Coulson, informó que Torres ya fue capturado en El Tortuguero y se espera que hoy martes sea trasladado a Bluefields, para procesarlo por parricidio, mientras que los defensores de los derechos de la niñez costeña, como Wilfredo Jarquín Lang, claman para endurecer las leyes en contra de los violadores.

Jarquín Lang exhortó al Ministerio de La Familia, Comisaría de la Mujer, Niñez y Adolescencia y otras entidades, para que se hagan cargo del hijo de Anita, que quedó huérfano y que investiguen si la madre de ella y cónyuge de Anastasio Torres era cómplice de este degenerado.

EL NUEVO DIARIO buscó a la jueza de ejecución de sentencias, Yorlene Orozco, para conocer su opinión sobre este caso, pero no se encontraba en su despacho porque en el Complejo Judicial de Bluefields sólo atienden mediodía.


Más violaciones
En las últimas horas se registran dos violaciones en la RAAS; la tarde del viernes, en Karawala, Henry Beck García ultrajó a una niña de 11 años, mientras que en Bluefields, el taxista Pedro Harold Martínez mancilló a otra pequeña de 14 años.

Henry Beck y Pedro Martínez fueron detenidos y serán procesados por violación, mientras se alzan voces demandando mayores controles sobre algunos taxistas que abusan de sus pasajeros, especialmente de niñas y niños.