•  |
  •  |
  • END

Venía con su amigo, del barrio Nueva Vida, al oeste de Ciudad Sandino, y cuando avanzaban por el sector de la terminal de la ruta 133, diez sujetos que viajaban en un carretón, le salieron al paso y cercenaron la mano derecha a William Pérez Moncada, de 26 años, a eso de las once y media de la noche del domingo.

Al joven, habitante de la Zona Seis de Ciudad Sandino, también lo machetearon en la cabeza, y su amigo, Pedro Daniel Romero, de 18 años, alías “El Ñique”, al verlo en tales condiciones no le quedó más remedio que buscar a la Policía de Ciudad Sandino, la que llegó al lugar y luego levantó la denuncia a las tres de la madrugada de ayer.

La Policía de Ciudad Sandino de momento tiene a un detenido. Erling Jesús Hernández, de 37 años, a quien se le achacan los filazos en contra de Pérez, que se encuentra en recuperación en una sala del Hospital “Lenín Fonseca”.

“Al detenido lo agarraron en el lugar, pero dice que le querían robar el carretón”, informó el subcomisionado Carlos Espinoza, de la Estación Uno.

Espinoza respondió que no saben aún si la víctima de los machetazos tiene antecedentes, y pasadas las once de la mañana de ayer revisaban los expedientes.

Del que sí tienen clara información es de “El Ñique”, pues en varias ocasiones estuvo tras los barrotes por robo, lesiones e incluso hace dos meses salió de La Modelo, donde permaneció “quieto” por un rosario de antecedentes.

Familiares de Hernández, que esperaban su libertad desde temprano en el Distrito Policial junto a un joven que capturaron los agentes y luego lo liberaron, brindaron su propia versión del hecho.

Según lo que dijeron, el macheteado los atacó con “El Ñique”, mientras ingerían licor cerca de la barrera de toros que se instaló con motivo de las fiestas de Santo Domingo de Abajo, contiguo al estadio de béisbol, al oeste de Ciudad Sandino, en la Zona Ocho.

Con piedras

“Los Ñiques llegaron a atacar con piedras y los otros se defendieron”, describió Marisol Hernández, hermana de Erling Hernández. El detenido secunda la versión y cuando los agentes lo mostraron dijo que estaban “tapineando donde la Marisol (un estanco cercano a la barrera)”, cuando sucedió el hecho.

En la Zona Cinco ocurrió algo parecido. Tres cuadras al norte del Colegio “José Artiga”, en el barrio Kilombo, Francisco José Velásquez López perdió cuatro dedos de la mano izquierda por ataque de “Los Kinkones”, identificados como Jairo, Marlon, Walter “Renco” y un sujeto conocido sólo como “Jocote”.

En este caso no hay ningún preso y la Policía sigue las investigaciones. Un mando policial aseguró que “Los Kinkones” son “nefastos” y tienen un amplio historial en abigeato, robos con fuerza, con intimidación, con violencia y lesiones. La mayoría son hermanos y primos.