Francisco Mendoza S.
  •  |
  •  |
  • END

MATAGALPA
Bebieron licor toda la noche, pero al día siguiente la alegría se convirtió en tristeza cuando un hombre mató al esposo de su hermana, de dos disparos de revólver calibre 38 y un machetazo en el pecho.

Este hecho sangriento se registró en la comarca Sofana, de la iglesia católica cuatro kilómetros al este, en el municipio de Waslala, según la denuncia que interpuso ante las autoridades policiales de la localidad la ahora viuda, María Elena Reyes Castillo, de 41 años. La mujer dijo que su esposo, Julio Lagos García, de 33 años, había amanecido con unos amigos tomando licor y a eso de las diez de la mañana, llegó a la cocina y comenzó una fuerte discusión con ella, la que enseguida pasó de las palabras hasta la agresión física.

El hermano de María Elena, Julio Reyes Castillo, de 38 años, le reclamó a Lagos García por el maltrato que le estaba dando a su hermana, pero éste, en vez de calmarse, agredió a su cuñado con un palo.

Al sentirse lesionado a garrotazos, Julio Reyes Castillo salió corriendo a la casa de su hermano, Francisco Reyes Castillo, a quien le pidió que le prestara el revólver calibre 38, y ya armado regresó a la casa de María Elena para vengarse de su cuñado.

La viuda dijo que cuando ella regresó a la casa, porque había salido corriendo después del pleito, encontró a su marido boca abajo, con dos disparos en el pecho y un machetazo, mientras que su hermano, Julio, junto a otros tres elementos que lo acompañaban, se dio a la fuga.

Un equipo de investigadores de la Policía de Waslala se dirigió al lugar del crimen para realizar las investigaciones y tratar de poner tras las rejas a los autores de este hecho sangriento, pero hasta el momento no hay rastro del homicida.