•  |
  •  |
  • END

Desperezándose, riéndose por instantes y cantando en otros momentos, mientras se rayaba con un lapicero el yeso que le cubre la mano izquierda, el joven Cristhian Caldera Membreño demostró la poca conciencia que tiene por el problema en que está metido.

A Membreño, la Fiscalía lo acusa de homicidio culposo en perjuicio de la maestra Martha Rodríguez Herrera y de lesiones en perjuicio de otras cinco educadoras, a quienes arrolló con un camión cerca de los semáforos de la Colonia Villa Esperanza y Reconstrucción, también conocida como “Miguel Gutiérrez”, el pasado 26 de diciembre.

Durante la maratónica audiencia inicial, el juez Octavo Local Penal de Managua, Celso Urbina, además de admitir la ampliación de la acusación presentada por el Ministerio Público, ratificó la prisión preventiva para Caldera.

En la misma vista pública, Urbina rechazó el incidente de nulidad promovido por la defensa de Caldera, quien alegó que éste fue presentado ante la autoridad judicial después de vencido el plazo de 48 horas que establece la Constitución para ser remitido ante la autoridad judicial.

Ante este alegato, el juez Urbina dijo que ese reclamo fue evacuado durante la audiencia preliminar. Igualmente el judicial rechazó el señalamiento del abogado defensor de que la audiencia inicial se realizó el décimo día después de la preliminar y no antes de cumplido ese período de tiempo.

Con el Código Procesal Penal, CPP, en la mano, el juez Urbina explicó a la defensa de Caldera que los diez días que menciona la referida legislación sólo toma en cuenta los días de despacho judicial, lo que significa que no se toman los días feriados ni los fines de semana.

Para el juicio programado para el 21 de enero a las tres de la tarde, el juez citó en calidad de testigos a las otras cuatro maestras que salieron lesionadas, al forense que hizo la autopsia de la profesora Martha Rodríguez Herrera y a los facultativos que examinaron a las otras cuatro damas lesionadas.