•  |
  •  |
  • END

Corresponderá a la Policía dilucidar quién está diciendo la verdad en torno a las circunstancias en que murió el otrora ciclista Domingo Antonio Espinoza Vargas, de 52 años, conocido como “El Peludo”.

Sobre la manera en que sufrió Espinoza el trauma craneal que terminó con su vida, luego de dos semanas de agonía en el Hospital “Lenín Fonseca”, sus familiares brindan dos versiones diferentes.

Bertha Espinoza, hermana mayor de quien fue un destacado ciclista en la década de los años 70, dijo que la muerte de su consanguíneo fue accidental.

“Estábamos mi hijo, Ismael Zepeda Espinoza, y yo, revisando un teléfono celular en el patio cuando llegó mi hermano, ebrio, y al tomarse de los tenderos de ropa perdió pie y cayó al suelo”, aseguró Bertha Espinoza.

Según ella, su hermano, luego de caer, intentó levantarse, pero no pudo y al ver que sangraba lo auxiliaron y pidieron a la Cruz Roja su traslado al Hospital “Lenín Fonseca”.

Incriminan a los sobrinos

No obstante, Jennifer Espinoza, hija del ex deportista, quien también era conocido entre sus vecinos en el barrio Santa Ana como “El Alemán”, presentó denuncia en la Estación Dos de Policía, contra sus primos, Ismael y Eduardo Zepeda.

En la denuncia número A-0002-2009-02598, presentada por la hija de la víctima el lunes 17 de agosto, se menciona que los hermanos Zepeda le dijeron a su tío que si no se callaba ellos se encargarían de “taparle la boca”.

“Ismael y Eduardo lo metieron a la casa y lo golpearon. Los vecinos desde la calle escucharon los gritos y como a la hora los vieron abrir la puerta de la casa y a mi padre, bañado en sangre”, asegura la denunciante.

Bertha Espinoza negó que sus hijos hayan matado a su hermano y por el contrario señaló que su sobrina, Jennifer, se quiere aprovechar de la tragedia para perjudicarlos.

“El Peludo” representó a Nicaragua en los años 70 en carreras internacionales en Guatemala, Costa Rica y en el terruño local, recordaron ciclistas de esa época.