Ernesto García
  •  |
  •  |
  • END

Al filo del mediodía del viernes abandonó la Sala de Pediatría del Hospital Alemán-Nicaragüense, el niño de 11 años de iniciales E.B.S, luego de que ingresó a ese centro asistencial con síntomas de intoxicación la noche del pasado martes.

Según la denuncia presentada en la Estación Cuatro de Policía, por Carlos Alberto Flores, la mamá del niño, de iniciales E.S, le suministró licor y pastillas somníferas al menor.

Sin embargo, según los dictámenes médicos de los galenos, sólo hubo intoxicación por consumo de fármacos, los que quedaron al alcance del niño, mientras su mamá se embriagaba con su pareja, una dama conocida como “Ingrid” o “Tetas Eléctricas”.

La madre del pequeño, conocida en el barrio Santa Rosa como “La Cocodrila”, estuvo presa en la IV Sección de Policía hasta la tarde del jueves, donde negó ser la responsable de la intoxicación.

E.S. presuntamente intoxicó a su hijo para obligarlo a dormir, y poder dar rienda suelta a sus pasiones con su pareja lésbica, una joven de 20 años.

La mujer, en la entrevista brindada a las autoridades de la Comisaría de la Niñez y la Mujer del Distrito Cuatro de Policía, negó haber dado licor y el sedante a su hijo.

Según ella, su hijo tomó por cuenta propia la pastilla “porque padece de pesadillas”, negando que le haya dado a ingerir el licor. El percance que casi le cuesta la vida al infante, quien llegó convulsionando al referido centro asistencial, se produjo cuando las dos mujeres tomaban licor, confesó E.S.

Pierde tutela del niño

El niño no volverá a la casa que habita su progenitora, porque el Ministerio de la Familia le entregó la custodia a su tía abuela, de iniciales L.S.

La misma L.S., quien en todo momento estuvo pendiente de la salud del niño, reveló que ella fue quien crió a E.S, porque su mamá la dejó abandonada también por su adicción al alcohol.

“Yo la tuve a ella hasta la edad de 16 años, cuando se corrompió y trató de dar maltrato a mis hijos”, relató la señora.