•  |
  •  |
  • END

María Romelia Montoya Romero, de 27 años, no pudo cargar al tercero de sus vástagos, porque murió bajo las llantas de un autobús en marcha la mañana del viernes, en la carretera Managua-Ticuantepe.

En el fatal accidente en el que murió Montoya también salió gravemente lesionado su esposo, el suboficial José Dolores Martínez Baltodano, quien conducía la motocicleta en que viajaban.

Al momento de la desgracia, la futura mamá se dirigía con su esposo hacia una clínica capitalina, donde le sería practicado un chequeo prenatal.

El percance tuvo como escenario el kilómetro 14 y medio de la carretera Managua-Ticuantepe, a las 6 y 40 minutos de la mañana, confirmaron las autoridades.

La desgracia se produce cuando el suboficial José Dolores Baltodano perdió el control de la motocicleta, y cayeron él y su esposa bajo las llantas de un autobús en marcha.

Martínez aventajaba por la derecha el autobús Internacional, multicolor, placas MY 329, que circulaba en dirección de sur a norte conducido por Mixel Augusto Rosales Bustos, de 53 años.

A María Romelia Montoya, quien murió de forma inmediata, la arrolló la llanta delantera derecha sobre el abdomen, mientras a su esposo, el suboficial José Dolores Martínez, le pasaron encima las llantas traseras del mismo lado por la pierna y el brazo derechos.

Montoya deja en la orfandad a dos niños, de cinco y tres años, confirmaron sus apesarados familiares, que la tarde del viernes hacían los preparativos para su velorio en Ticuantepe, donde habitaba la pareja.

Martínez, en estado grave, pero consiente, fue trasladado al Hospital “Roberto Calderón”, donde después de ser estabilizado fue remitido al centro asistencial de la Policía Nacional.

Traumatizado por la tragedia de la que fue protagonista, el agente José Dolores Martínez, al observar a su esposa muerta sobre un charco de sangre, trató de suicidarse con su arma de reglamento, pero le fue impedido por un socorrista de la Dirección General de Bomberos.

El teniente Lisandro Ocón, jefe de Tránsito de la V Sección de Policía, informó en horas de la tarde que el suboficial Martínez estaba fuera de peligro.

El chofer Mixel Augusto Rosales quedó detenido en la Estación Cinco de Policía, mientras tanto la Fiscalía decide si remite o no el caso a los tribunales, informaron las autoridades.

Agosto trágico

Un agosto trágico ha vivido la Policía en las calles y carreteras adyacentes a Managua, donde varios de sus oficiales se han visto involucrados en cuatro accidentes mortales.

Las tragedias fatales agostinas para los agentes del orden público, comenzaron el 10 de agosto, en Las Sierras de Santo Domingo, donde un autobús de la institución, en mal estado mecánico y cargado con antimotines, atropelló mortalmente a dos devotos de “Minguito”.

Cinco días después, la noche del 15 de agosto, frente a la Empresa de Alimentos Básicos, Enabás, en la Carretera Norte, el agente de la Brigada de Tránsito, Freddy Antonio Rodríguez Suárez, de 27 años, fue embestido por un taxista y murió horas más tarde en un hospital capitalino.

Tres días después, el suboficial Edwin Antonio Hernández Ortiz, de 25 años, también murió atropellado por un taxista, en el kilómetro 16 de la Carretera Vieja Managua-León. Hernández era agente de la Dirección de Investigaciones Económicas, DIE.