Róger Olivas
  •  |
  •  |
  • END

CHINANDEGA

La Policía de Chinandega continúa las investigaciones para establecer si existe responsabilidad penal o administrativa de parte del camillero del Hospital Materno Infantil “Mauricio Abdalah”, que presuntamente por error depositó el cadáver de una niña de siete meses y medio de gestación, que pesó 2 mil 840 gramos, en un cesto de la basura, que a su vez fue trasladado la mañana del lunes por trabajadores del servicio diario de recolección hacia el basurero municipal.

El comisionado Lee Edwin López, jefe departamental interino de la Policía de Chinandega, informó que de acuerdo con las investigaciones, Aura María Espinoza Méndez, de 40 años, originaria del municipio de Villa Nueva, fue operada a las 10 y 15 de la noche del domingo último, porque la bebé que gestaba tenía el cordón umbilical enrollado en el cuello.

“Debido a las complicaciones, la niña nació muerta, por lo que fue trasladada por uno de los camilleros de turno hacia la morgue. Al no encontrarse el encargado, fue dejada en una caja envuelta en una sabanita. En ese momento fue retirado el cadáver del lugar y depositado en los desechos; no hubo comunicación entre el camillero y el encargado de la morgue”, expresó el oficial.

Añadió que no han encontrado responsabilidad penal debido a que el forense dictaminó que la niña murió por causas naturales, aunque el cadáver está en el Instituto de Medicina Legal para profundizar las averiguaciones.

“Tenemos la certeza de que no se trata de una acción consciente, sino de un error. Si hubiese mala intención el cadáver no estaría sin el brazalete con la identidad de su madre y envuelta en una sábana del hospital”, dijo el comisionado López.

Luis Lindo, Director del Sistema Local de Atención Integral en Salud, Silais-Chinandega, dijo que los funcionarios que resulten con responsabilidad administrativa serán sancionados.