Yelba Tablada
  •   JUIGALPA, CHONTALES  |
  •  |
  •  |
  • END

Amarran a vigilante para llevarse camioneta

Amarrado de pies y manos dejaron a Jessefer Antonio Santamaría Vega, de 23 años, dos elementos desconocidos que tocaron el portón del garaje y lo sorprendieron. Santamaría Vega trabaja como vigilante en las oficinas administrativas de la Clínica Previsional Asunción, ubicadas detrás del Restaurante La Quinta, y de pronto escuchó que alguien tocaba el portón, por lo que fue a abrirlo. Inmediatamente le cayeron a golpes y lo neutralizaron. El vigilante vapuleado reconoce que producto de la agresión física se desmayó y cuando se recuperó ya estaba amarrado en el interior del edificio, pero ya no tenía un manojo de llaves de las oficinas y de una camioneta Toyota doble cabina, en la que los ladrones huyeron del lugar. Jessefer Antonio, al asegurarse que los delincuentes se habían dado a la fuga, a como pudo logró desatarse y dio aviso a las autoridades policiales y al administrador de la empresa médica. Horas más tarde, los agentes localizaron la camioneta estacionada en una calle del Barrio Central, de la Catedral dos cuadras al sur, frente a la cerrajería El Minuto. Posteriormente, los uniformados dieron persecución a los autores de este robo con intimidación. Durante el proceso investigativo y de búsqueda, los oficiales del orden público capturaron como el principal sospechoso a Omar Antonio Jiménez Solís, alias “El Chacal”, quien será acusado en el juzgado correspondiente por el Ministerio Público.

Hallan en Chontales cabezal que había sido robado en León

Tras un rápido operativo ejecutado en el sector del empalme de Santa Rosa-Comalapa, investigadores de Auxilio Judicial, lograron ubicar un cabezal con su respectiva rastra, que el fin de semana había sido robado en el departamento de León. El conductor del pesado automotor declaró que en el sector del Malpaisillo, varios elementos desconocidos, armados con pistolas y revólveres, lo interceptaron y bajo amenazas de muerte lo obligaron a que siguiera la marcha, pero en los alrededores de Puerto Sandino lo bajaron del cabezal. Ramón Cristóbal Godínez era el conductor de la rastra, quien tras ser despojado se personó a la estación de Policía de aquella localidad, donde interpuso formal denuncia y afirmó que se desplazaba de El Salvador cargado de hierro, el cual sería descargado en Managua. El cabezal fue circulado a nivel nacional, y a través del sistema de Inteligencia Policial los agentes detectaron que el vehículo de carga desplazaba con dirección a Chontales, y en el empalme de Santa Rosa-Comalapa, se activó un retén policial, hasta lograr la detección y pasar el caso al Ministerio Público.

Quinceañera se suicida por amor

En el patio de su casa fue encontrada la adolescente Johana Jacqueline López, de 15 años, quien decidió ponerle punto final a su corta existencia por razones que su progenitora desconocía. El suicidio se registró en un barrio de El Ayote, y de acuerdo con las investigaciones realizadas por los agentes policiales en aquel municipio, la madre de la adolescente, Alejandrina López Martínez, salió a realizar un mandado mientras su hija se quedó sola en la casa. Al retornar a su vivienda, doña Alejandrina escuchó un extraño ronquido en el patio del inmueble, por lo que se asomó por una ventana y vio a su hija tendida en el suelo, vomitando espuma. De inmediato trató de auxiliarla y con la ayuda de los vecinos logró trasladarla al Centro de Salud de El Ayote. La jovencita fue llevada en un vehículo particular a la unidad de salud, donde los médicos de la emergencia hicieron hasta lo imposible por salvarle la vida, pero lamentablemente minutos después de su ingreso expiró. Tras el fallecimiento, el forense de la localidad examinó el cuerpo y determinó que la quinceañera para suicidarse utilizó una pastilla para preservar granos básicos. La señora López Martínez no ocultó sus sospechas a los instructores de Auxilio Judicial de la Policía de El Ayote, que el móvil del suicidio de su hija es pasional, pero no dio mayores detalles ni reveló la identidad del novio de la adolescente.

Huéspedes resultaron rateros

Tres delincuentes que se hicieron pasar como grandes huéspedes en el Hotel La Quinta, sustrajeron dos mil 450 dólares en equipos de computación, dinero en efectivo y otros aparatos digitales que en su habitación guardaba Rolando Iván Castellón Zúñiga. Narra en su denuncia el afectado que temprano salió del hotel a realizar sus actividades laborales y a eso de las 10 de la mañana regresó a su habitación, pero le llamó la atención al ver que la cerradura estaba forzada. Cuando ingresó observó que sus pertenencias no estaban. Castellón Zúñiga, que la labora para la empresa Dominic, afirmó que los delincuentes se le llevaron una computadora portátil, un Ipod, un celular de marca, una cartera café con 150 dólares, tarjetas de crédito y documentos personales. En su recorrido los delincuentes pasaron también visitando la habitación de Daniela Bárbara y Rebeca Draper, de donde sustrajeron otro Ipod y una cartera con 200 dólares en efectivo que habían dejado las denunciantes en uno de los armarios. Los propietarios del hotel sospechan de tres elementos que se llegaron a hospedar el 26 de agosto y uno de ellos fue identificado como Luis Alberto Chavarría, de 33 años, los que dos horas después del atraco salieron y ya no regresaron más. A la escena del robo llegó una guardia operativa integrada por agentes de Auxilio Judicial e Inspección Ocular, los que realizaron las investigaciones pertinentes para dar con el paradero de los autores de este ilícito tipificado como robo con fuerza.