•  |
  •  |
  • END

El teniente Walter Orozco y la suboficial Griselda Fonseca fueron golpeados y despojados de sus armas de reglamentos por miembros de la pandilla “Los Batos Locos”, en una calle del barrio San Judas.

Los dos policías fueron golpeados por los antisociales cuando trataban de rescatar a los miembros de una familia que estaban siendo atacados a batazos por “Los Batos Loco”.

Los agentes del orden público que trabajan en la subdelegación ubicada en el barrio San Judas fueron golpeados por casi 30 sujetos que integran la peligrosa pandilla.

Gema Gieselle Manzanares Castro, de 27 años, quien tiene cinco meses de embarazo, y su mamá, Elsa Castro, de 48 años, también fueron víctimas de la furia de “Los Batos Locos”.

Castro relató que la trifulca inició cuando los de su parentela y otros vecinos salieron en defensa de un niño de nueve años.

Doña Elsa Castro aseguró que ella y su hija fueron golpeadas con un bate por parte de un sujeto a quien apodan “Pata de Buey”.

“Los Batos Locos” todas las noche imponen el toque de queda, porque después de la seis de la tarde, nadie puede andar en el sector de El Ceibo”, aseguró Elsa Castro.

A pesar de la gravedad del incidente donde salieron lesionados dos oficiales de la Policía Nacional, hasta este fin de semana sólo se reportaba la detención de uno de los antisociales.