•   CARAZO  |
  •  |
  •  |
  • END

El fin de semana dejó luto y lágrimas en dos familias del departamento de Carazo, como resultado de dos encontronazos automovilísticos.

Uno de los accidentes de tránsito cobró la vida de Wilmer Manuel Sandino Chavarría, de 30 años de edad, originario del municipio de Dolores, quien falleció en la carretera que une Diriamba con los balnearios del Pacífico.

La subcomisionada Karla Zúñiga, vocera de la Policía Nacional, informó que los hechos ocurrieron en horas de la noche del pasado viernes, cuando Wilmer Sandino conducía de este a oeste una motocicleta negra, propiedad del Sistema Integral de Atención en Salud, Silais, de Carazo, donde laboraba desde hace once años.

Las autoridades aseveraron que la víctima no guardó su distancia e impactó con la parte delantera de una rampla agrícola usada para remover tierra, la que no portaba señalización y que era remolcada por la camioneta blanca, placas, M034-292, conducida por Jhonny Mendienta Mendieta, que viajaba en sentido contrario.

“El cuerpo cayó sobre las cuchillas de la rústica maquinaria, lo que le destrozó el abdomen y provocó la muerte de forma inmediata”, agregó la jefa policial.

Petronila Chavarría manifestó que Wilmer Sandino era el mayor de sus cuatro hijos y después de que su padre falleció, tomó las riendas del hogar porque era un hijo magnífico.

El joven Wilmer Manuel Sandino era licenciado en Banca y Finanzas, y fungía como responsable del área de adquisiciones del Silais.

Segundo deceso

El segundo accidente ocurrió a dos kilómetros del empalme de los balnearios de La Boquita y Casares.

Gerald Fletes viajaba en una motocicleta en compañía de su esposa, Yessenia Aburto, y de su hija de tres años, pero no guardó la distancia y se estrelló contra un ciclista.

Producto del impacto, el jinotepino falleció por trauma craneoencefálico, mientras que la menor y Yessenia Aburto fueron trasladadas gravemente lesionadas al hospital Santiago, de Jinotepe.