•  |
  •  |
  • END

La Policía sigue investigando la misteriosa ejecución del guatemalteco Juan Carlos Navas García, de 38 años, quien fue ultimado de tres impactos de bala la noche del domingo, en una calle del barrio “Israel Galeano”, en la periferia noreste de la capital.

El comisionado Pablo Emilio Ávalos, jefe de la Sexta Sección de Policía, confirmó que a Navas le disparó un hombre que viajaba como pasajero en una motocicleta.

Los tres disparos de pistola calibre nueve milímetros fueron hechos a corta distancia, por lo que Navas falleció de forma inmediata.

Los supuestos sicarios se transportaban en una motocicleta Yamaha, montañera, color amarillo, sin placas, y el conductor se cubría el rostro con el casco, según el relato de los testigos.

Las primeras investigaciones hecha por las autoridades revelan que Juan Carlos Navas visitó por tercera y última vez el barrio “Israel Galeano”.

Navas visitó dos veces el vecindario el pasado mes de agosto, pero hasta ayer la Policía desconocía a quién visitaba y las razones de sus encuentros.

El comisionado Ávalos reveló que el guatemalteco estaba hospedado en un hotel ubicado cerca de la rotonda de Bello Horizonte, donde la Policía se encontró con la sorpresa de que no guardaba nada de pertenencias.

Un equipo de detectives trabajaba la tarde de ayer lunes estableciendo el paradero de los dos hombres de los que se hizo acompañar Navas durante sus estadías en Nicaragua.

En ese crimen es poco probable que el robo haya sido el móvil del mismo, porque la Policía le encontró a Navas en las bolsas del pantalón, dinero en moneda nacional y extranjera.

Como parte de las investigaciones, la Policía estaba a la espera de los movimientos migratorios de Navas, para establecer si estaba legal o ilegalmente en Nicaragua.

Extraoficialmente se informó que el papá de Juan Carlos Navas llegó ayer por la tarde a Managua, para reconocer el cadáver de su hijo y entrevistarse con las autoridades.