•  |
  •  |
  • END

ESTELÍ
En un centro de reeducación de la ciudad de Chinandega será reubicado un adolescente de catorce años que fue condenado a cuatro años de reclusión por los abusos sexuales que cometió en contra de un niño de siete años.

Días atrás, ante los funcionarios del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos se presentó la progenitora del niño, para pedir asistencia y gestionar ante la juez de Distrito Especial de Menores, doctora María Elsa Laguna, a fin de que le cambiara la medida aplicada al adolescente, porque anteriormente lo recluyeron en un centro de rehabilitación ubicado a menos de cien metros de la casa donde vive el afectado.

El adolescente aberrado sexual, luego de un proceso y un juicio oral y privado presidido por la juez Laguna Herrera, fue encontrado con responsabilidad en el caso y condenado a cuatro años, con una medida especial en un centro de rehabilitación.


Fiscal apeló
Al parecer, por un error involuntario, la juez envió al adolescente al centro de reeducación situado a menos de cien metros de la casa del afectado. Ante la medida, el fiscal especial de menores, Edgard Armado Aráuz, quien representó a la víctima en el proceso y en el juicio que se le siguió al violador, apeló, ya que el Ministerio Público, no está de acuerdo con la pena impuesta.

El representante del Ministerio Público, con fundamento en las leyes especiales de protección a la niñez, solicitó a la juez Laguna la aplicación de seis años de sanción para el abusador. En estos casos, cuando la víctima es menor de diez años se aplica la pena máxima, que es de seis años.

A solicitud del Ministerio Público, la juez especial de menores accedió a realizar una audiencia extraordinaria de revisión de medidas y en la misma, luego de escuchar los argumentos del fiscal Aráuz, la doctora Laguna resolvió enviar a un centro especial ubicado en Chinandega al adolescente abusador.

La madre del menor dijo que fue hasta el 24 de octubre 2007 cuando se dio cuenta que su hijo era abusado por el adolescente, que es su vecino. El niño, según dictamen del médico forense, fue abusado bajo amenazas de muerte en al menos tres ocasiones.

Según el relato del niño, su vecino lo abusaba después de decirle que si no accedía a sus requerimientos lo mataría y lo haría pedazos para luego lanzarlo al río y que lo mismo haría con la madre del infante.

El aberrado, quien ya cumplió catorce años, por poco logra la libertad, ya que un juez suplente así lo había decidido. No obstante, la progenitora tuvo que realizar una serie de gestiones y logró que se hiciera justicia, pese a que los padres del imputado ya estaban preparados para recibir a su hijo violador.

La madre ofendida, no obstante, expresó que se siente decepcionada, porque el abusador sólo estará en el centro “como de vacaciones”, y cumpliendo de vez en cuando tareas comunitarias.

El asesor legal del Cenidh criticó el hecho de que no exista en Estelí un centro de rehabilitación estatal y llamó a las autoridades del Estado nicaragüense a preocuparse por su instalación y acondicionamiento. También lamentó que sean los organismos no gubernamentales los que tengan que sumir tales responsabilidades, porque son los que cuentan con centros especializados de rehabilitación.