•  |
  •  |
  • END

CHINANDEGA

Después de ocho días de separación, Henry Antonio Garay, de 38 años, de oficio pescador, mató por estrangulamiento a su ex compañera de vida, María Cristina Espinoza Rodríguez, de 43 años, quien tenía un puesto de mariscos en el Mercado La Estación, de la ciudad de León.

Garay llegó con el afán de reconciliarse con su ex cónyuge, pero como ella se negó, le quitó la vida, y minutos después se ahorcó con un mecate en la rama de un árbol de mamón cerca del balneario de Pasocaballos.

Pablo Reyes, vecino del lugar, se mostró impresionado por el hecho ocurrido entre las cuatro de la madrugada y las seis de la mañana del martes.

La pareja no procreó hijos y de acuerdo con versiones de vecinos, no peleaban, pero el detonante de la tragedia fue el amor incomprendido en los últimos días.

Edgard García Garay dijo que tenía poca comunicación con su hermano, no así con sus cuatros sobrinos, quienes ayudaban en la pesca a su padre, el cual, según ellos, había expresado que su ex mujer no quería reconciliarse con él.

Incomprendido

Moisés Noel Garay Calderón manifestó que su padre se mató por el amor incomprendido de María Cristina Espinoza Rodríguez, quien procreó cinco hijos con otro ciudadano.

Por su parte, Pedro Pablo Ney Espinoza, hijo de María Cristina, expresó que su madre se acostó tranquila la noche del lunes, por lo que se asombró cuando la encontró muerta la madrugada del martes.

Dijo ayudaba a su mamá a sacar mariscos a la carretera todos los días, donde su progenitora esperaba el autobús que la llevaba a Chinandega para luego trasladarse a León.

El forense Róger Pereira confirmó que Garay se ahorcó, en tanto Espinoza Rodríguez tenía señales de estrangulamiento.

Efectivos de Auxilio Judicial y de la delegación policial de El Realejo, a cargo del capitán Gerardo Méndez, investigan el hecho.