•  |
  •  |
  • END

Con más preguntas que repuestas y sin pista alguna de los criminales que asesinaron al comerciante guatemalteco Juan Carlos Navas García, se encuentra la Policía nicaragüense.

El crimen ocurrió la noche del domingo, en una calle del barrio “Israel Galeano”.

¿A qué venía a Nicaragua? ¿Qué hacía él en el barrio Israel Galeano? ¿Quién era la persona a la que visitaba en ese lugar? son entre otras las preguntas que se hacen las autoridades policiales.

El comisionado Pablo Emilio Ávalos, jefe de la VI Sección de Policía, admitió ayer que tres días después del crimen, todavía no tienen pistas de los dos hombres que acompañaron a Navas durante las tres veces que estuvo en Nicaragua.

Según el registro migratorio brindado por la Dirección de Migración y Extranjera a la Policía, Navas llegó a Nicaragua el domingo e ingresó al hotel donde se hospedaba a eso de las cuatro de la tarde.

La Policía también busca el taxi azul en que Navas se movilizaba con los dos hombres que le acompañaron las veces que estuvo en el país.

El papá de Navas, quien llegó procedente de Guatemala la tarde del martes, se mostró sorprendido por lo sucedido a su hijo y en la entrevista brindada a las autoridades no aportó mayores detalles que ayuden al esclarecimiento del crimen, subrayó el comisionado Ávalos.

Disparos mortales

Los tres impactos de bala calibre nueve milímetros que terminaron con la vida de Navas, fueron hechos con gran precisión porque todos dieron en lugares sensibles. Uno de los impactos fue en la frente, otro en cuello y el tercero en el corazón, lo que hace presumir a las autoridades que quien le disparó es una persona con experiencia.

Extraoficialmente se informó que funcionarios de una funeraria fueron delegados por la familia de Navas para retirar el cadáver del Instituto de Medicina Legal.