• |
  • |
  • END

A una sesión de “Kamasutra” en un predio montoso fue sometida una joven comerciante, quien pagó caro el haberse tomado unas cervezas con un desconocido.

La escabrosa historia aconteció el pasado fin de semana, cuando la víctima de 28 años abordó una mototaxi verde, placa MY 0025, conducida por Bernardo Antonio Jarquín Brenes, de 24 años, en una calle de Ciudad Sandino.

Jarquín obligó a su víctima a tener sexo con él de diferentes maneras e incluso la forzó a realizar perversiones impublicables, según la acusación presentada por la fiscal auxiliar Blanca Calero en el Juzgado Quinto Penal de Audiencias.

En el extenso relato brindado por la mujer a la Fiscalía, expresa que como ella lloraba al momento que era abusada por Brenes, éste le preguntaba con desfachatez: ¿así le llorás a tu marido?
La víctima, que ahora sufre de lesiones psicológicas a consecuencia del abuso sexual, expresó que como intentó lanzarse de la mototaxi en marcha, su verdugo le decía “si te tirás, te morís”.

“Violame, pero no me matés”

La dama mancillada asegura que intentó escapar en dos ocasiones del violador, pero éste se lo impidió intimidándola con un trozo de sierra la primera vez, y luego con un desarmador que le puso en el cuello.

En otra parte del relato, la víctima asegura haberle dicho al sádico que hiciera con ella lo que él quisiera, pero que no la matara.

“Ya hice todo lo que me pediste, si querés vámonos para tu casa, no te voy a denunciar”, señala la mujer mancillada haberle dicho al desalmado para que cesara sus abusos y la sacara del predio montoso donde la tuvo por varias horas.

Durante la audiencia preliminar donde el juez Quinto Penal de Audiencia, Julio César Arias, le impuso la prisión preventiva a Bernardo Jarquín, éste trató de revertir lo afirmado en la acusación asegurando que fue la dama quien lo “provocó”.

El subcomisionado Carlos Espinoza, jefe de la Dirección de Auxilio Judicial, de la Policía en Ciudad Sandino, señaló que Jarquín fue mencionado en la desaparición de una tía hace varias semanas en un barrio del Distrito Cinco de la capital.