•  |
  •  |
  • END

PEÑAS BLANCAS, RIVAS
Tres “muleras” que ingresaron la mañana del jueves a Peñas Blancas, procedentes de Costa Rica, fueron capturadas por la Policía Nacional, luego de que los agentes descubrieran que traían cocaína adherida a sus piernas, cuyo peso total fue de once kilos con 278.6 gramos, convirtiéndose de esta manera en el primer “quiebre” que se da este año en la frontera sur.

Las mujeres fueron identificadas como Rosa Martínez Martínez, de 54 años,
originaria de Managua; Juana Giomar Sandino Narváez, de 22, residente en el municipio de Posoltega, y Rosa Argentina Prado, de 45 años, oriunda de Masaya.

Prado fue la primera en “caer”, ya que a las once de la mañana, cuando ingresó al área de turismo del complejo aduanero, los oficiales de la Policía le notaron un extraño bulto en la entrepierna, por lo que la requisaron y encontraron los cinturones azules que cubrían sus muslos y sujetaban tres paquetes de cocaína, cuyo peso fue de tres kilos con 283.4 gramos.

Las otras dos “muleras” fueron detectadas a las dos de la tarde, cuando ya se encontraban en la parada de buses de Peñas Blancas, listas para salir hacia Managua, pero en eso, oficiales de la Policía, al verlas, les notaron el extraño bulto en las piernas e igual las requisaron, y encontraron dos paquetes de cocaína a cada uno, que eran trasegadas de igual manera que la masaya.

Según la vocera de la Policía de Rivas, capitana Luisa Amalia Chavarría, el peso total de los cuatro paquetes fue de siete kilos con 995.2 gramos y remitirán el caso ante el Ministerio Público, por tráfico internacional de estupefacientes. Este sábado se podría estar acusándolas formalmente.