• |
  • |
  • END

En la acera de la casa de sus familiares falleció el anciano Armando Calderón, de 80 años, a quien por su enfermedad de nada le sirvió pedirle ayuda a sus familiares, pues no le dieron atención.

El deceso ocurrió de la esquina de la Gaviota, una cuadra y media al lago, en el barrio Cuiscoma, de la ciudad de Granada, donde los vecinos comentaron que en la puerta de su “gente” el anciano pedía auxilio, pero su ruego no tuvo respuesta.

Fue hasta que alguien aparentemente salió para cerciorarse que el señor se había ido, que se dieron cuenta que estaba ya muerto.

El médico forense determinó que la muerte del viejito fue provocada por un infarto al corazón.