•  |
  •  |
  • END

Escoltado por sus compañeros, quienes lo sacaron por un pasillo que comúnmente no es utilizado para el traslado de reos a las salas de Audiencia, y beneficiado con el arresto domiciliar por la jueza Gertrudis Arias, así salió ayer de los Juzgados de Managua el policía Marvin José Morales Durán, acusado de matar al sargento del Ejército Moisés Elías Castillo Flores.

A diferencia de los otros reos que tienen que esperar en las celdas preventivas de los juzgados capitalinos que concluyan las audiencia del día para regresar al distrito policial donde están presos, Morales fue montado de inmediato en una patrulla policial y llevado a la misma sede policial donde presta sus servicios.

“El juicio está comenzando de manera parcializada, porque la jueza dijo que le otorgó el arresto domiciliar al policía porque es un servidor público, pero no dijo que mi hermano fue un soldado, quien también sirvió a la patria”, reclamó Elena Montiel Síles, hermana de crianza de la víctima.

El policía Marvin José Morales es, según la acusación del Ministerio Público, quien mató de un disparo en la espada al sargento Moisés Elías Castillo, cerca de la medianoche del viernes, en una calle del barrio La Fuente.

Aunque los testigos del confuso incidente y los familiares de la víctima sostienen que en el crimen participaron cuatro policías, incluido Morales y un civil que manejaba el taxi en que los uniformados viajaban, la Policía sólo remitió al Ministerio Público al supuesto autor del mortal disparo.

La jueza Arias, aunque en su decisión reconoce que el homicidio es un hecho punible grave, para beneficiar a Morales con el arresto domiciliar destacó que éste es un policía sin antecedentes y aseguró que no huirá de la justicia y que no obstaculizará las investigaciones.

La audiencia inicial donde se decidirá si la causa será elevada a juicio fue programada por la judicial para el 23 de enero a las nueve de la mañana.