•  |
  •  |
  • END

Originario de Nicaragua era el propietario de la congeladora “Ricatún” que fue asesinado de dos balazos la noche del martes, al ser atacado de carro a carro cuando circulaba por la colonia Mazatlán II.

Autoridades adscritas a la Procuraduría General de Justicia de Sinaloa informaron que el empresario pesquero tenía tres nacionalidades: nicaragüense, estadounidense y mexicana, y según las autoridades en México tenía su residencia.

Familiares de la víctima indicaron que se llamaba Álvaro Juan Urbina, de 69 años, y vivía en unos departamentos ubicados por la avenida Camarón, del fraccionamiento Sábalo Country.

La víctima, según los deudos, al parecer era propietaria de la empresa congeladora “Ricatún”, ubicada por la avenida Gabriel Leyva, a un costado del puente Benito Juárez, en la colonia 12 de Mayo.

Las autoridades señalaron que el sujeto murió a consecuencia de las lesiones que le causaron los dos disparos que recibió al lado izquierdo de su cabeza, que le destrozaron el cerebro.

Además comentaron que en el lugar del mortal atentado no localizaron casquillos percutidos, ni ojivas a fin de determinar qué tipo de arma utilizaron los asesinos para cometer el crimen.

Los investigadores dijeron que se encuentran en la etapa de declaraciones por parte de testigos y familiares para establecer posibles líneas del asesinato.

Según las primeras indagatorias, la víctima no había recibido amenazas de muerte ni tenía problemas con alguna persona.

La muerte del empresario se registró a las 19:50 horas del martes cuando circulaba en compañía de una mujer por la avenida Bahía Acapulco, a la altura de la colonia Mazatlán II, a bordo de una camioneta Chevrolet Silverado, color rojo, con placas 6-TO-1845 del estado de California.

Al pasar frente a las instalaciones del Club Campestre fueron alcanzados por sujetos jóvenes que al parecer viajaban en un automóvil Nissan Tsuru, color blanco, de donde dispararon en repetidas ocasiones contra el empresario, hiriéndolo de muerte.

La mujer que lo acompañaba solicitó auxilio a paramédicos, quienes arribaron al lugar sólo para confirmar que el sexagenario había muerto debido a las lesiones que presentó en la cabeza.