•  |
  •  |
  • END

JINOTEGA

Seis personas han muerto en lo que va del presente año en el departamento de Jinotega, cuatro de ellas intoxicadas y dos asesinadas, cuando según sus familiares buscaban trabajo para ganarse el pan de cada día de forma honrada.

Las primeras víctimas se registraron en la comunidad de Aguas Zarcas, municipio de San José de Bocay, donde murieron por intoxicación cuatro personas, tres niños y un anciano, según las investigaciones realizadas por el Departamento de Epidemiología del Silais de Jinotega.

La emergencia provocó la movilización del Ejército, de la Policía y de las autoridades sanitarias, tras la denuncia que interpusieron las ciudadanas Delia Guerrero, de 23 años, madre de los tres menores, e Isabel Herrera Hernández, de 75, abuela de los niños y esposa del adulto fallecido, quienes al ver que cuatro de sus parientes habían muerto en circunstancias extrañas, dieron parte a las autoridades para que realizaran las investigaciones.


En fechas diferentes
Las cuatro personas fallecieron en fechas diferentes, lo que llamó la atención de sus familiares, debido a que Zayda Rizo Herrera, de dos años, falleció el dos enero. El cinco expiró el niño Alex Rizo, de ocho años, y al día siguiente murió don Rosa Rizo, de 80 años.

El 11 de enero falleció el niño Erling Rizo, de 10 años, por lo que la familia, desesperada por lo que estaba pasando, acudió a las autoridades. En las primeras declaraciones de las dos señoras, aseguran que a la niña sólo le estaban dando atol de maicena, y los demás sólo habían comido una sopa de gallina india, por lo que no se explicaban por qué habían fallecido, si no ingirieron otro tipo de alimentos.


En la misma bodega con químicos
Una comisión compuesta por el Ejército, la Policía y el Ministerio de Salud, se presentó hasta Aguas Zarcas, donde sus integrantes lograron investigar que los cuatro murieron por intoxicación, debido a que los alimentos los tienen guardados en una bodega donde permanecen agroquímicos que son tóxicos para los seres humanos, por lo que se determinó que todos los alimentos estaban contaminados.

Entre los químicos más tóxicos que encontraron las autoridades sanitarias, está uno identificado como Terbotox, pero además había otros identificados como 2.4D, Gramoxone, entre otros, que según el personal médico que realiza las investigaciones, son nocivos para la salud humana.


Baleados
Las otras personas que perdieron la vida y que fueron asesinadas por elementos que hasta el momento no han sido identificados, son Rafael Orozco Machado, de 25 años, y Pablo Tinoco Hernández, de 28, quienes según las investigaciones salieron a buscar trabajo, pero ya no regresaron a sus hogares.

Se conoció que Rafael, que habitaba en el sector conocido como el Valle de los Orozco, en el municipio de Jinotega, salió a buscar trabajo al municipio de Cua, según las declaraciones que su padre, Medardo Orozco Reyes, de 55 años, dio a la Policía.

Don Medardo dijo que su hijo le manifestó que había encontrado trabajo en La Pita El Carmen, donde tenía que amansar una yegua, por lo que salió de mañana, pero ya no regresó.

Al día siguiente, cuando salieron a buscarlo, lo encontraron muerto con un balazo de escopeta calibre doce en el pecho, con orificio de salida en la espalda. Hasta el momento se desconoce por qué le quitaron la vida, pero la Policía continúa con las investigaciones para encarcelar al autor de este hecho sangriento.

Mientras, Pablo Tinoco Hernández, que habitaba en la comunidad de Pueblo Nuevo, había salido a buscar trabajo a la comunidad de San Esteban, pero tampoco regresó a su casa. Posteriormente lo encontraron muerto, con un balazo en el omoplato, pero igual se desconoce quiénes pudieron ser los asesinos.

La Policía jinotegana logró capturar a dos sospechosos, cuyos nombres no fueron dados a conocer para no entorpecer las investigaciones, pero las primeras indagaciones los incriminan de ser los autores de este hecho sangriento que enluta otro hogar en el norte del país.