Ernesto García
  •  |
  •  |
  • END

Coralia Cerrato, madre del joven Carlos Alberto Mendoza Cerrato, declarado culpable la noche del jueves por almacenamiento de sustancias prohibidas, cometió el peor error de su vida, cuando de manera inoportuna empezó a hacerle señas a un testigo de descargo mientras éste brindaba su testimonio ante la jueza Décimo Penal de Juicio, Ana Justina Molina.

El incorrecto proceder de la mamá de Mendoza fue castigado por la judicial, quien expulsó de la sala de juicios a doña Coralia después de que “la pescó” in fraganti haciendo de señas con las manos y la boca al testigo.

Al dictar el fallo de culpabilidad contra Mendoza Cerrato, Jeffry Antonio Aguirre y Mario Alberto Obregón, la judicial recalcó que las “muecas” que doña Coralia le estaba haciendo al testigo para que recordara la fecha en que se descubrieron las anfetaminas “evidencia que el declarante no era idóneo”.

Mendoza, Aguirre y Obregón fueron capturados en junio de este año en la farmacia “María Auxiliadora”, de Ciudad Sandino, sitio donde la Policía encontró 29,900 tabletas de anfetaminas que pesaron 17,263.3 gramos.

En su resolución, la judicial también estableció que durante el juicio quedó demostrado que los tres declarados culpables por el almacenamiento de las anfetaminas se habían repartido funciones.

Fiscalía y PGR difieren

Durante el debate de la pena las representaciones del Ministerio Público y la Procuraduría General de la República difirieron en cuanto a la cantidad de años de prisión solicitados para los reos.

El representante de la Fiscalía, Alejandro López, solicitó siete años de cárcel más 310 días multas para cada acusado, mientras la Procuraduría pidió 10 años de prisión y la misma cantidad de días multa.

Los días multa a los que hace referencia el Código Penal son el equivalente al salario por día que recibe cada trabajador del sector industrial.

Mientras tanto, los tres abogados defensores pidieron la pena mínima de cinco años de cárcel para sus representados, tomando en cuenta que son reos que no tenían antecedentes penales.