•  |
  •  |
  • END

Aunque el juez Cuarto Penal de Juicios de Managua, Jaime Alfonso Solís, le impuso la pena mínima de cinco años de cárcel a Freixon Andrés Acuña por el homicidio imprudente de la doctora Daysi Godoy Castillos y las lesiones que le provocó a su hijo, Julio César Martínez, le suspendió la licencia de conducir por ocho años.

Además, el judicial dejó abierta la vía civil para que las víctimas le reclamen al sentenciado los daños y perjuicios que les provocó.

La semana antepasada Acuña se declaró culpable de los delitos por los cuales la fiscal Catalina Hernández lo acusó, lo que dio pie a que el abogado defensor, Ramón Rojas, solicitara la pena mínima de cinco años de prisión para su representado en vista que admitió los hechos voluntariamente.

Sin embargo, el acusador particular, Silvio Lacayo Ortiz, señaló ante el juez que no se podía tomar como atenuante la declaratoria de culpabilidad, porque ya antes el reo había testificado como un testigo más, y no fue sino hasta que se terminó de incorporar toda la prueba que el acusado decidió declararse culpable.

En una amplia y detallada sentencia, el judicial explicó que si bien es cierto toda la prueba se incorporó al juicio, la misma perdió su valor representativo al menos procesalmente.

Dos delitos, una pena

La declaratoria de culpabilidad debe entenderse como la primera declaración del acusado porque esta autoridad no había dictado su fallo, y aunque hipotéticamente no hubiese sido su primera declaración, no hay agravantes ni atenuantes, explicó el juez en la sentencia.

Además, Jaime Alfonso Solís explicó que aunque hubo dos delitos, éstos se derivaron de una misma acción (conducir en estado de ebriedad de manera temeraria), de forma tal que el delito más grave, que en este caso es el homicidio imprudente, “absorbe” las lesiones imprudentes, por lo que impuso una sola pena que en este caso es la mínima de cinco años de cárcel. La máxima son ocho.

Empero el juez le recordó a las partes en proceso que pueden apelar de la sentencia en el término establecido por la ley.

El accidente de tránsito que Acuña provocó por manejar en estado de ebriedad ocurrió el 13 de junio de este año, en el kilómetro 13 de la Carretera hacia Masaya, sitio donde el acusado chocó con su camioneta el carro donde viajaba la pediatra y su hijo. Ella murió.