•  |
  •  |
  • END

Doce días más permanecerán en la cárcel Róger Antonio Alvarado, de 31 años, quien se hacía pasar como capitán de la Policía Nacional, y su compinche, el panadero de doble identidad José Luis Palacios Rivas o Pedro Pablo Rivas Pérez.

Así lo determinó ayer la jueza Segundo Local de Managua, María José Morales Alemán, luego de admitir la acusación que el fiscal auxiliar Ernesto Hermida Balladares presentó contra ellos.

El Ministerio Público le imputó a Alvarado la autoría del delito de uso indebido de emblemas, trajes e insignias, y portación ilegal de armas en perjuicio de la Policía y el Estado, respectivamente.

El panadero sólo fue acusado por su supuesta coautoría en el delito de tenencia ilegal de armas.

Al admitir la acusación e imponer la prisión preventiva, la jueza Morales expresó que con su acción los acusados pudieron haber creado un desorden en la seguridad pública, pero, además, los hechos que les imputan son graves.

Los abogados defensores de los acusados no se opusieron a que la acusación fuese admitida, pero pidieron medidas alternas a la prisión, invocando el principio de proporcionalidad, pero la judicial desestimó sus alegatos.

Los dos acusados fueron capturados la semana pasada en “El Contil”, establecimiento comercial ubicado en el costado noroeste del Mercado “Iván Montenegro”, cuando se supone planeaban un robo, pero como éste no se concretó, sólo fueron acusados por dos delitos menores.

Entre las piezas de convicción que la Fiscalía ofreció como prueba están el uniforme, los grados, el chaleco y el chip que la Policía le ocupó al falso capitán, además de un arma.