•  |
  •  |
  • END

Porque lesionó sicológicamente a su madre, una mujer de la tercera edad (65 años), el juez Cuarto Penal de Juicios de Managua, Jaime Alfonso Solís, mandó a la cárcel por tres años a una mujer policía y a los hijos de ésta, quienes también incurrieron en el mismo delito.

“Es una decisión muy dura y compleja, ver enfrentados a familiares es muy grave porque en este caso la señora Dominga Carrión (que es la víctima) es una persona de la tercera edad que sintió los golpes verbales de sus hijos y nietos, y no me estoy dejando llevar por lo que expresaron ni por pesar, porque no se trata de complacer ni a unos ni a otros, pero la ley de Dios me manda resolver”, dijo el juez al declarar culpable a Sandra del Rosario Carrión, Carlos Alberto López Carrión y Erling José López.

Igualmente el judicial ordenó que en un plazo de 24 horas, Francisca del Socorro Jarquín Winzeler abandone la casa de la víctima, doña Dominga Carrión, la cual está ubicada en el barrio Cuba.

El delito por el que fueron condenados la cocinera de la Policía y sus hijos ocurrió en junio del año pasado, cuando se intensificaron los reclamos por la casa en la que víctima y victimarios viven, la cual está dividida en dos partes.

Jaime Alfonso Solís explicó en la sentencia que tomó medidas contra la supuesta inquilina Francisca del Socorro Jarquín, porque esta persona está defraudando la ley e incurriendo en delito.

La decisión del judicial fue criticada por el abogado de los acusados, Pablo Leiva, quien dijo durante la audiencia de debate de pena que antecedió a la condena, que el juez estaba litigando en la esfera civil, pero el aludido le respondió que actuó porque se está desafiando una resolución judicial.

La versión de los sentenciados

Al hacer uso a su derecho a la última palabra durante el juicio, Carlos Alberto López dijo que por una propiedad su tía supuestamente ha manipulado a su abuela Dominga, por lo que aseguró que su familia ha perdido los valores morales.

Erling José López dijo ante el juez que este problema “nos ha dañado como familia” y ha repercutido negativamente en su vida estudiantil y laboral. “
“Todo este problema es por la propiedad”, agregó el acusado, quien no especificó de quién es la casa de la discordia, pero según los documentos que Luis Cantillano Blass, abogado de doña Dominga y de su familia, presentó en el Juzgado Segundo Distrito Civil de Managua, la propiedad le pertenece a la señora desde 1982.

Juicio civil atascado

El juicio civil sobre este caso no ha avanzado mucho pese a que data desde 2007, porque hasta hace poco los demandados fueron llamados a contestar la demanda y aún el proceso no ha sido abierto a pruebas.

Finalmente, Rosario Rodríguez Carrión le pidió a Asuntos Internos de la Policía que se pronuncien de una vez por todas sobre las quejas que su madre Dominga Carrión y ella misma presentaron contra su hermana y otros uniformados, por los supuestos actos intimidatorios en que incurrieron a raíz de que arrancó el juicio en el que sus consanguíneos fueron sentenciados.