José Leonel Mendoza
  •   Corresponsal Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • END

Al menos tres nicaragüenses, entre ellos un travestí, perdieron la vida violentamente este fin de semana en Costa Rica.

Un primer caso fue el de José Raúl Cabezas Guzmán, de 51 años, quien fue ultimado de 12 machetazos, cuando fue a cobrar 25 mil colones (unos 42 dólares).

El hecho se suscitó en la finca bananera Estrellales, en Puerto Viejo de Sarapiquí, cuando el pinolero le cobró a un sujeto de apellido Jarkins, quien era jornalero como él.

Información preliminar indica que ambos estaban pasados de tragos y cuando Cabezas le exigió su pago, inició una acalorada discusión, en la que salieron a relucir los machetes.

Luego se trenzaron en una lucha y el paisano resultó con la peor parte. Sus heridas fueron tan profundas que cuando llegó la Cruz Roja, no había nada que hacer.

Tiroteo

El victimario se dio a la fuga, pero horas después fue capturado y remitido a la fiscalía.

Un segundo caso es el del joven Jorge Lacayo Ríos, quien desafortunadamente falleció cuando en un tiroteo, en el que nada tenía que ver, recibió varios impactos de balas.

El nicaragüense estaba esperando a su novia a la orilla de la carretera a Limón, a la altura del precario Triángulo de Solidaridad, cuando se vio en un fuego cruzado de dos grupos rivales de la zona.

“Shakira” trabajaba en finca bananera

Ya herido buscó ayuda, y aunque los socorristas lo trasladaron aún con vida a un hospital, murió al poco tiempo de su ingreso.

Finalmente las autoridades reportaron el asesinato de otro nicaragüense en Batán, provincia de Limón. Éste era un travestí de la zona y sólo se le conocía como “Shakira”.

Su cuerpo fue encontrado cerca del bar Ericka, en el barrio Santa Marta, con un orificio de bala en la cabeza.

La Policía investiga si el pinolero fue asesinado para robarle sus pertenencias, o si hay otra causa de por medio.

“Shakira” era trabajador de la finca bananera Potosí y tenía pocos días de haber llegado a la zona caribeña. Hasta el momento no hay detenidos por el hecho.