Ernesto García
  •  |
  •  |
  • END

Reo al borde del suicidio
Agobiado por los testimonios incriminatorios en su contra, un hombre que está acusado de abuso sexual y lesiones psicológicas graves en perjuicio de una niña de ocho años, le pidió a un funcionario del Sistema Penitenciario Nacional que le prestara su fusil Ak para quitarse la vida. La inusual petición fue hecha por José Efraín Ruiz, de 55 años, acusado de abuso en perjuicio de la niña, quien permaneció en silencio tres años, porque el hombre le decía que si lo delataba, mataría a su madre, pero de todos modos la menor habló al igual que su madre, que ayer testificó ante el juez Séptimo Penal de Juicios de la capital, Octavo Rothschuh, quien programó para el próximo 8 de octubre la reanudación del juicio.

Abogado abandona a acusado

El juez Séptimo Distrito Penal de Juicio, Octavio Rotshchuh, declaró abandonada la defensa que ejercía el abogado Ramón Amadeo Flores López, quien según la resolución del judicial trató de engañarlo diciéndole que no podía hacerse presente al tribunal porque estaba en el Juzgado Sexto Penal de Juicios. Para corroborar dicha versión, el juez se fue al juzgado vecino y comprobó personalmente que el abogado no estaba ahí.

Además de declarar abandonada la defensa, el juez Rothschuh dispuso informar de lo sucedido al Consejo de Administración y Carrera Judicial de la Corte Suprema de Justicia, mientras le nombraba un defensor de oficio a Luis Enrique Castaño Guzmán, acusado de matar de varios impactos de bala a Lilliam Videa Acuña, en una calle del barrio El Recreo, hace dos meses.

Se declara culpable

Gustavo Alberto Molina Hernández, de 22 años, se declaró culpable del asesinato frustrado cometido la madrugada del 11 de enero, en perjuicio del panificador Reinaldo José Baltodano. Molina admitió ante su padre y su madre, y el juez Séptimo Distrito Penal de Juicio, Octavo Rotshchuh, los cargos que le imputó el Ministerio Público. Durante el juicio que quedó clausurado por la declaratoria de culpabilidad del reo, un médico forense dijo que la víctima recibió de 35 a 40 machetazos. En el debate de la pena, la representación del Ministerio Público pidió la pena máxima de 20 años de prisión por el delito de asesinato frustrado, mientras el abogado defensor, Óscar Ruiz, sorprendió pidiendo que se cambie la tipificación del delito de asesinato en grado de frustración a homicidio frustrado.