•  |
  •  |
  • END

CHINANDEGA
La tarde del domingo expiró en el Hospital España, de Chinandega, el niño Enoc Meldisedec Ayala, de seis años, como consecuencia de un disparo en el parietal izquierdo, sin orificio de salida, que le fue propinado presuntamente de manera accidental.

El comisionado Lee Edwin López, segundo jefe departamental, confirmó la muerte del menor y dijo que todo apunta a que el hermano mayor, de 13 años, involuntariamente fue el causante de la tragedia, al martillar con una piedras varios proyectiles que encontró en el suelo.

El hecho ocurrió a las cuatro de la tarde del sábado, en el puente San Rafael, cerca de la Finca Pinar del Río, dos kilómetros al sur del poblado de Tonalá, donde el padre de la víctima se desempeña como vigilante y de cuya arma al parecer salieron los tiros que luego sus hijos usaron para jugar.

El pequeño fue atendido en el centro de salud de Tonalá, Puerto Morazán, y por su estado delicado de salud lo remitieron al Hospital España, donde un grupo de especialistas hacían lo posible por salvarle la vida. “Como a las cuatro de la tarde llegó a mi vivienda una niña a avisar que mi hijo estaba herido en el suelo”, relató afligida la señora Obdilí Baquedano.

Como parte de las investigaciones, efectivos policiales presuntamente requisaron un rifle calibre 22.