•  |
  •  |
  • END

Sólo tres minutos necesitaron al menos cuatro delincuentes para llevarse un botín de 400 mil córdobas de una distribuidora ubicada en el barrio “Larreynaga”.

“Este es un asalto, no te movás, dame todo el dinero”, fue lo que le dijeron los ladrones a José Francisco Flores Aguirre, dueño de la distribuidora, quien narró lo ocurrido mientras se tomaba un té de limón para calmar los nervios.

Flores dijo a las autoridades policiales que los 400 mil córdobas corresponden a las ventas del pasado fin de semana.

Al momento del atraco, Flores tenía el dinero en la oficina, donde fue sorprendido por dos hombres que armados con pistola irrumpieron violentamente.

En otra parte de la casa donde funciona la distribuidora, un tercer hombre intimidaba a punta de pistola al resto del personal.

Para la ejecución del robo fue determinante el olvido de uno de los trabajadores de la distribuidora, quien introdujo su carro y dejó abierto el portón de la distribuidora por un lapso de casi 10 minutos.

Flores expresó que inicialmente él intentó resistirse al robo, pero asegura haber visto que los delincuentes estaban dispuestos a todo y por esa razón desistió de oponerse.

Testigos del robo que aconteció a eso de las nueve de la mañana de ayer, aseguran que los delincuentes se movilizaban en un automóvil Nissan, café y sin placas.