•  |
  •  |
  • END

Tal como si se tratara de un secreto de estado, las autoridades policiales de la Tercera Estación de Policía iniciaron las investigaciones sobre el presunto involucramiento de un ciudadano de origen cubano en un hecho de trata de blanca.

Los detenidos por este caso son el cubano Humberto Monzón, de 48 años, y la nicaragüense Socorro Pérez Bermúdez, de 22. La víctima es una adolescente de 17 años.

Según versión extraoficial, Pérez conoció a Monzón hace cinco días en un lugar de Managua y luego se fue con él a una casa que alquilaba el extranjero en la Carretera Sur.

Pérez, quien es madre de dos niñas, confesó a la Policía que ella hace dos días –el martes- llevó a la casa que habitaba con el cubano, a una amiga adolescente de 17 años.

Supuestamente, el martes la adolescente pasó una “alegre jornada” diurna con el cubano, en la residencia que este rentaba en las afueras de la capital.

Al caer la noche, Pérez y el cubano pidieron a la adolescente que regresara a su casa, pero ella se rehusó alegando que sus padres la castigarían.

Durante el allanamiento a la casa que el cubano alquilaba, la Policía encontró vídeos pornográficos, reveló una fuente policial que demandó el anonimato.

La comisionada mayor Vilma Reyes, vocera de la Policía, confirmó que el caso es investigado por la Dirección de Auxilio Judicial Nacional, adonde ayer al mediodía fueron trasladados los dos sospechosos.

La denuncia contra el cubano y la mujer de 22 años fue interpuesta por los padres de la jovencita de 17 años.