Ernesto García
  •  |
  •  |
  • END

En la impunidad podría quedar la muerte de Luis Enrique Cuarezma, de 50 años, quien expiró la noche del martes en el Hospital “Lenín Fonseca”, luego de cuatro días de agonía.

Los familiares de Cuarezma, quien ayer fue velado en Ciudad Sandino, dijeron que su pariente fue arrollado por un vehículo la tarde del jueves 1 de octubre frente a Enabás Central, en la Carretera Norte.

Inicialmente Cuarezma ingresó como desconocido a ese centro asistencial, y fue hasta el fin de semana que sus familiares lo reconocieron en la Unidad de Cuidados Intermedios del Centro Asistencial.

La muerte de Cuarezma confirmó los pronósticos de los galenos, quienes desde un inicio informaron a los familiares de la víctima que sólo un milagro podría salvarlo de la muerte.

Los apesarados familiares del obrero, a quien le sobreviven sus 11 hijos, relataron que Cuarezma salió de la casa que habitaba con otra hermana en el barrio “Memorial Sandino”, para ir a ver a su tía en el barrio Acahualinca.

Los parientes de Cuarezma expresaron su inconformidad por el supuesto desinterés que tienen las autoridades de Tránsito de la IV Sección de Policía para esclarecer este homicidio imprudente.

La muerte por homicidio imprudente de Luis Enrique Cuarezma es la tercera que acontece en Managua y en la cual el chofer homicida se da a la fuga.