•  |
  •  |
  • END

Álvaro Zuniga Rivera envió una carta pública a la comisionada Aminta Granera, Directora de la Policía Nacional, para pedirle justicia “o al menos diligencia” en la captura del supuesto homicida Ramiro Valle Valle, quien presuntamente es hermano de un alto comisionado y “circula libremente en Managua”.

“Me dirijo a usted en mi carácter de ciudadano común, sin privilegios sociales ni económicos, pero al día con mis impuestos y en pleno goce de los derechos y prerrogativas que la ley concede a los que nos sometemos y confiamos en las instituciones y las leyes de nuestro país, para pedir justicia o al menos diligencia en la captura del asesino de mi hermano Antonio José Zúñiga Rivera”, señala Álvaro en la misiva.

Explica la carta que Antonio José “fue asesinado cobardemente” hace siete años en El Tuma, La Dalia, departamento de Matagalpa, por una deuda que no sólo acabó con un buen hijo y un buen hermano, sino que también dejó en la orfandad a tres niños.

Agrega que su fe cristiana les dio consuelo, resignación y esperanza en el predominio de la justicia divina, sin embargo también están reclamando que la Policía como institución de seguridad y orden público, capture al criminal “quien, según testigos, circula libremente entre Managua, --lugar donde reside un hermano con alto rango dentro de la policía-- y Matagalpa, donde vive su familia”.

Tal hecho, según dice el suscriptor de la misiva, constituye una pésima señal de negligencia y debilidad de la institución, lo que lesiona su credibilidad y prestigio.

No obstante, Álvaro Zuniga reconoció en su carta que la Policía tiene limitaciones económicas que impiden una labor más efectiva de la institución policial y patentizó su confianza en la rectitud, imparcialidad y profesionalismo de las autoridades ante su reclamo de justicia que, aclaró, no busca satisfacer una instintiva sed de venganza, “sino reforzar el Estado de derecho y la institucionalidad que tanto el Estado como los ciudadanos anhelamos”.