•  |
  •  |
  • END

Cinco delincuentes desconocidos le quitaron la vida de una estocada al adolescente Yacer Aliú Urbina Suárez, de 17 años, alias “El Negro”, a escasas dos cuadras de su casa de habitación, ubicada en el reparto “Manuel Fernández”.

Indagaciones de la Policía del Distrito VI indican que, la noche del pasado sábado, Urbina se encontraba ingiriendo licor en compañía de su amigo Jordan Josué Díaz, y cuando se trasladaban a bordo de una bicicleta, fueron interceptados por sus agresores.

“Los cinco sujetos los detuvieron, y uno de ellos le propinó una estocada en el pecho a Jordan Díaz. A éste, que no andaba muy tomado, le dio tiempo de huir del lugar, pero Urbina, que estaba alcoholizado, no pudo correr y recibió una estocada en la tetilla izquierda, sin embargo, así herido, caminó hacia la casa de su amigo Jordan y se desplomó”, relató la fuente policial.

La víctima no fue auxiliada por los familiares de su amigo porque pensaron que se había caído producto de la ingesta de alcohol, además, la lluvia que caía en ese momento borró la sangre que manchaba la ropa del ahora fallecido.

Por su parte Díaz, con la herida en el pecho, fue trasladado por un taxista al Hospital Alemán Nicaragüense, donde se encuentra en recuperación.

Doña María Lidia Urbina, de 45 años, madre del fallecido, afirmó que la noche del hecho su hijo fue con su amigo a comprar una media de guaro a una venta cercana a su casa, pero al regresar fue agredido por sus victimarios.

“Mi hijo no tenía problemas con nadie aquí, y por eso no sé qué pasó, pero posiblemente le robaron, porque cuando vino aquí andaba sin camisa y sin sus chinelas”, aseveró doña María.

“No creo que lo hayan matado por robarle, yo pensaba que él sólo estaba tomado cuando lo miré caído, pero estaba puyado. Creo que fue por rencillas, por pleitos entre los chavalos de aquí”, manifestó Guillermo José Sánchez Acuña, de 46 años, padrastro de la víctima.

Amigos del fallecido que habitan en el mismo barrio y se presentaron a la vela, dijeron que ellos saben quiénes pudieron ser los victimarios del adolescente, pero que no hablarían a los medios de comunicación para no entorpecer las investigaciones de la Policía, mientras las autoridades policiales de la Delegación VI continúan investigando, y no han detenido a ninguna persona por este caso.