• |
  • |
  • END
Prisión para corredor ilegal
Sin titubear, el juez Quinto Local Penal de Managua le impuso la prisión preventiva al motociclista Gerzon Alí Romero, de 20 años, quien el domingo pasado, durante una carrera ilegal, arrolló mortalmente a su vecino y amigo, Virgilio de Jesús Munguía. El juez Walter Vargas consideró que el daño causado por Romero es grave y éste podía no querer someterse al juicio si lo liberaba. Fátima Hurtado, esposa de la víctima, rechazó la propuesta de mediación que le hizo la defensa de Romero. En un esfuerzo por lograr al menos el arresto domiciliar para su representado, el abogado de Romero alegó que éste no tuvo la intención de matar a Munguía porque eran amigos y vivían en el mismo barrio, pero el alegato no surtió efecto jurídico.

Regalaron el cuerpo del delito

En el juicio donde Pedro José Urbina fue declarado culpable por la autoría del delito de portación ilegal de armas, el comerciante dejó al descubierto que el ex oficial de la Quinta Sección de Policía, Ángel Ordeñana, recibió como regalo al salir de la institución, el rifle calibre 22 que le ocuparon al inculpado. Como prueba de descargo, la defensa de Urbina presentó una constancia emitida por autoridades de ese distrito policial donde se asegura que Ordeñana recibió el rifle calibre 22 de las armas que son ocupadas como evidencia y que luego nadie reclama, sin embargo, el juez Quinto Penal Local de Managua, Walter William Vargas, declaró culpable al pulpero porque lo que estaba en tela de juicio era la portación ilegal del arma y no si el rifle había sido adquirido legal o ilegalmente.

Mandan a la cárcel a testigo “riflero”

A petición de la fiscal Fabiola Mendoza, la juez Sexto Penal de Juicio, Ingrid Lazo, ordenó que detuvieran al testigo Jean Carlos Urbina por falso testimonio, porque en la Policía dijo que vio cuando Róger Cantillano Rodríguez disparó contra su amigo Francisco Javier Mojica Flores, sin embargo, ayer dijo que no miró nada ni hizo reconocimiento de reo, pese a que firmó el acta de esa diligencia de investigación. El homicidio ocurrió en una calle del tenebroso barrio “Walter Ferreti”, la noche del pasado dos de mayo. El juicio contra Cantillano arrancó este martes en el Juzgado Sexto Penal de Juicios, con la incorporación del testimonio del detective que investigó el caso y del informe del Laboratorio Central de Criminalística que señala que al acusado le encontraron residuos de pólvora en las manos. No obstante, los familiares del acusado aseguran que Cantillano es inocente y que los autores del crimen andan libres.