Lésber Quintero
  •   CÁRDENAS  |
  •  |
  •  |
  • END

Un ciudadano costarricense que tenía 17 años de vivir en la comarca de Colón del municipio de Cárdenas, fue ultimado por un nicaragüense que no soportó los insultos que el tico le realizaba desde su caballo, por lo que se armó de una escopeta 22 y le realizó dos disparos en la cara.

Del violento suceso, la Policía del departamento de Rivas no ha brindado información, pero las autoridades del cuarto comando del Ejército de Nicaragua confirmaron el crimen, e identificaron al supuesto autor de los disparos como Mauricio Heriberto Bejarano Díaz, de 27 años. La víctima es Oliver Barquero, de 36 años, quien era originario del cantón de Upala.

De acuerdo con el jefe del cuarto comando militar, teniente coronel Giovanni Pérez, el tico convivía en Colón con una nicaragüense, y el doce de octubre que ocurrió la tragedia, sostuvo una discusión con Bejarano Díaz. Ambos estaban ebrios.

Pero según las investigaciones, después de la discusión, Bejarano se trasladó a su casa de habitación, pero minutos después se presentó el tico cabalgando y comenzó a insultarlo.

Liberado

Bejarano Díaz se enojó, entró a un cuarto para sacar la escopeta, y le realizó un disparo en el pómulo derecho al costarricense.

Barquero cayó del caballo. Bejarano Díaz le realizó otro disparo al extranjero en el ojo izquierdo, según relató el teniente coronel Pérez.

Posteriormente, el tico fue trasladado en estado de gravedad al hospital de Upala y falleció al día siguiente.

El mismo día de los hechos, Bejarano Díaz decidió entregarse a oficiales del Ejército porque en Colón no hay presencia policial, pero posteriormente fue entregado a la Institución.

Ayer una fuente policial confirmó que liberaron a Bejarano Díaz, por falta de pruebas para sustentar la acusación que en este caso interpondría el Ministerio Público. No obstante el caso sigue siendo investigado con apoyo de la OIJ de Costa Rica.