Lésber Quintero
  •   RIVAS  |
  •  |
  •  |
  • END

El hombre que al calor de los tragos conmovió el municipio de Belén al asesinar de tres machetazos a su hermano menor, se declaró culpable ante un juez de Rivas, y este jueves fue sentenciado a quince años de cárcel por parricidio.

El suceso ocurrió a las seis de la tarde del dos de octubre, de la Alcaldía de Belén dos cuadras al norte, una al oeste, en casa de Aura Campos Acevedo, la cual era habitada por la víctima, Erick Ramón Guadamuz Bonilla, de 27 años, quien se encargaba de cuidarla.

Según el expediente judicial, poco antes del crimen, Erick Ramón llegó a la casa y encontró a sus hermanos Víctor Manuel Bonilla, de 35 años, y Marcos Antonio Guadamuz Bonilla, ingiriendo licor.

Posteriormente, Víctor Manuel conversó con su medio hermano Erick Ramón, quien frió chicharrones para que comieran sus hermanos.

Sin embargo, en la conversación aparentemente hubo un mal entendido, porque Víctor Manuel salió al patio de la casa a armarse de un machete que estaba dentro del carretón, luego, sin mediar palabras, se fue donde Erick Ramón y le propinó tres machetazos, uno en el cuello, otro en la espalda y uno en la mano izquierda que le cercenó dos dedos.

La víctima falleció por shock hipovolémico frente a su padre, Segundo Guadamuz Sequeira, quien dio aviso a la Policía para que capturaran a su entenado que quería huir.