Ernesto García
  •  |
  •  |
  • END

“Los Leones” culpables de asesinato
Sin “melenas” quedaron Juan Carlos Mendoza Rodríguez, de 46 años, y su padre Fermín Ordóñez Mendoza, de 72 años, ambos conocidos como “Los Leones”, a quienes los miembros de un Tribunal de Jurados declararon culpables por asesinato y lesiones graves en perjuicio de Pedro Nicolás Romero López, de 46 años, y Fanor Antonio Flores López, respectivamente. Los hechos por los cuales los dos reos podrían pasar 30 años en la cárcel acontecieron en agosto de este año, en la comunidad “Calle Nueva”, jurisdicción de Villa El Carmen, Managua, cuando la primera víctima recibió 9 mortales machetazos, y cinco la segunda víctima, pero sobrevivió. Durante el juicio quedó demostrado que “Los Leones” no actuaron en defensa propia a como alegó su abogado, Nasser Chavarría, porque todas las heridas que encontró el forense en el cuerpo de Nicolás Romero fueron defensivas, además Juan Carlos Mendoza confesó el crimen a medio juicio diciendo: “Yo lo maté y también mi papá lo macheteó”.

“Pescuezonas” salen en relucir

Eddy Guillermo Briones, de 25 años, y su mujer, January del Carmen Ruiz, de 22, esperarán en su casa a que llegue el juicio donde se decidirá si son o no culpables por la muerte de su pequeño hijo Joshua Alexander Ruiz.

La jueza Octavo Penal de Audiencia, Karla García, les programó el juicio oral y público para el próximo 2 de diciembre. Durante la audiencia inicial celebrada ayer, la fiscal auxiliar Eyra Jirón, propuso como pruebas de cargo contra los acusados, el testimonio de las personas que estuvieron tomando licor con la pareja la noche del 3 de octubre, quienes refieren que los presuntos parricidas se fueron acostar a la cama donde dormía el niño en total estado de ebriedad. El bebé de cuatro meses murió por asfixia porque estaba boca abajo y quedó prensado entre su padre y su madre. El Ministerio Público también cuenta con el testimonio de los vecinos de la casa donde la pareja tomó licor, en Villa Libertad, quienes aseguran haber visto cuando éstos pasaban a la pulpería a comprar “pescuezonas”, es decir litros de aguardiente.