Ernesto García
  •  |
  •  |
  • END

Noventa y cinco días de prisión preventiva impuso la jueza Tercero Penal de Audiencia Henrriette Casco Batres, a los supuestos integrantes de una banda internacional de explotadores sexuales.

El juicio quedó programado para el 22 de enero del año 2010, de forma tal que el cubano- estadounidense Roberto Monzón; la costarricense Nuria Villapuerta Rodríguez, y los nicaragüenses Adriana Flores Bermúdez y Carlos Martín Cervantes, estarán más de tres meses presos.

Cervantes está cumpliendo una sentencia por explotación sexual, porque meses atrás se declaró culpable de hacer filmaciones de niñas desnudas en la casa de su padre, en el barrio Monte Fresco.

La judicial ordenó el inmediato congelamiento de las dos cuentas que Monzón abrió en igual número de bancos locales, donde recibía el dinero de sus abonados.

Los extranjeros y los nacionales están acusados por crimen organizado, trata de personas y explotación sexual.

Monzón y Villapuerta deberán responder además por violación agravada en perjuicio de la hija de la extranjera, quien está señalada por supuesta complicidad en este delito, porque ordenó a la niña que guardara silencio porque el cubano pagaba sus gastos.

El cubano también enfrenta cargos por abuso sexual en perjuicio de una joven de 17 años, cuya denuncia fue determinante para que las autoridades descubrieran el negocio ilícito.

Para probar el crimen la Fiscalía cuenta con 41 testigos, 300 videos y la lista de los 2,264 clientes que el cubano tenía en Internet.

Durante la maratónica audiencia inicial que duró cinco horas, ayer, fallaron los múltiples incidentes que promovieron los abogados para tratar de que sus clientes quedaran en libertad.