Francisco Mendoza S.
  •  |
  •  |
  • END

MATAGALPA

La Policía Nacional logró esclarece, el secuestro del ciudadano Erling José Hernández García, de 20 años, a quien sus captores asesinaron de dos disparos en la cabeza y lo dejaron semienterrado en la comarca de Pawitas, municipio de Río Blanco.

Las investigaciones realizadas por la Policía señalan que la víctima estaba en su casa, ubicada en el barrio “Crescencio Suárez”, del poblado de Río Blanco, cuando Erving Rodríguez Treminio y Jazmina Cruz Zeledón, junto con “Los Cheles”, lo sacaron de su vivienda bajo intimidación.

Luego lo ataron de pies y manos, lo subieron al taxi verde, placa MT 103, propiedad de uno de los secuestradores, después lo trasladaron hasta el Puente de Paiwas, lugar donde lo ultimaron de dos balazos en la cabeza y enterraron el cuerpo para que no lo encontraran, después los asesinos regresaron al poblado.

La Policía cuenta con el testimonio de Olinda del Carmen Solano León, quien vio cuando “Los Cheles” se llevaron a su marido, por lo que se vio obligada a poner la denuncia ante la Policía.

Las investigaciones permitieron dar con los autores del secuestro y asesinato de Hernández, y capturaron a Jazmina Cruz Zeledón y Erving Rodríguez Treminio, mientras que los otros escaparon en un taxi cuando se dieron cuenta de que la Policía había capturado a su hermano y a la mujer que lo acompañaba.

Después de atar cabos, los agentes del orden lograron que uno de los autores del crimen los llevara hasta el lugar donde habían enterrado al infortunado.

La Policía aseguró que están investigando el paradero del dueño del taxi, en tanto que los dos detenidos pasaron a manos del Ministerio Público para ser acusados ante el juzgado correspondiente, aunque desde ya se conoce que sus abogados se andan moviendo para que dejen en libertad a la mujer, porque supuestamente está embarazada.

Crimen sin esclarecer

Otro caso que la Policía está investigando es el asesinato de Francisco Medrano Vargas, de 69 años, quien fue ultimado de un disparo en el pómulo derecho, cuando realizaba su trabajo como vigilante en el colegio San Luis, del municipio de Sébaco.

Hasta el momento se desconoce quiénes fueron los autores del crimen, pero las autoridades informaron que el móvil fue el robo porque el arma que portaba el vigilante de la empresa Espavic, desapareció. En el colegio no robaron nada.

La Policía asegura que seguirá con las investigaciones hasta dar con los autores de este hecho sangriento para que no quede en la impunidad.