Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

“¿Tendríamos que haber muerto para que nos crean que son ladrones?”, preguntó Humberto Herrera, quien protestó por la liberación de Hollman Ramírez Paredes, de 28 años, y Gustavo Junior Hurtado, de 22, quienes fueron acusados por la supuesta coautoría de robo con intimidación agravado y portación ilegal de armas, pero fueron liberados.

Herrera se presentó a los tribunales, pero los vigilantes del Complejo Judicial Nejapa no lo dejaron entrar al Juzgado Octavo Penal de Audiencias bajo el pretexto de que “las víctimas no pueden entrar a la (audiencia) preliminar”, sin embargo, a los familiares de los acusados sí los dejaron pasar.

“Vámonos, le dije a mi esposa, cuando supe que habían dejado libre a los acusados, porque más bien nos andamos exponiendo”, recordó Herrera, quien asegura haber sido encañonado y asaltado por los señalados, quienes aparentemente lo interceptaron en un vehículo, cuando salió junto a su esposa de Galería Santo Domingo, hecho ocurrido semanas atrás.

Detención ilegal les valió

En el acta de la audiencia preliminar del proceso, la juez Karla García explicó que no les impuso la prisión a los acusados, como lo solicitó la Fiscalía, porque supuestamente la institución no fundamentó cómo era que los acusados iban a evadir la justicia u obstaculizar la averiguación de la verdad si los dejaban libres.

Además, la juez determinó que Gustavo Junior Hurtado estuvo detenido ilegalmente, porque lo llevaron a los juzgados fuera del término de 48 horas establecido por la ley, situación que informó al Ministerio Público y a la Policía del Distrito Seis, para que investiguen quién fue el responsable de eso.

Sin embargo, la juez conminó a los acusados a permanecer en detención domiciliar, les prohibió salir del país y además les ordenó firmar ficha de control de procesado dos veces por semana mientras llega la audiencia inicial del proceso, programada para el 30 de octubre.