Ernesto García
  •  |
  •  |
  • END

Culpables por “guardar” anfetaminas
María Teresa Orozco Dávila y su yerno, Silvio Pérez Obando, podrían pasar varios años en la cárcel por haber almacenado 166 mil tabletas de anfetaminas en la casa en la que vivían en la colonia Primero de Mayo, sitio que fue allanado por la Policía el primero de junio de este año. Pérez admitió el delito que le achacó la Fiscalía, en tanto que su suegra prefirió ir a juicio, pero la juez Décimo Penal de Juicio, Ana Justina Molina, la declaró culpable. El fiscal Alejandro López pidió seis años de cárcel para los inculpados, pero la Procuraduría de Justicia solicitó nueve años y el decomiso de los bienes que les incautaron a los reos, que son 7,000 dólares en efectivo, la casa y un vehículo. Obando es hermano de Marjorie Pérez Obando y cuñado del abogado Leonardo Ruiz, quienes en su momento acusaron y lograron probar que a la dama le habían plantado una porción de droga.

Boxeo en los juzgados
En un inesperado arrebato de ira, David Espinoza le propinó un derechazo en el rostro a Juan Alberto Marín Palacios, impidiendo así que iniciara el juicio contra el agredido y Jonathan Josué Artola Urbina, quienes están acusados por robar y matar al discjockey Irwin Espinoza Villagra, hecho acaecido en agosto pasado en un barrio del Distrito Cinco de Managua. El incidente obligó a la Policía y al personal del juzgado a sacar de los pasillos judiciales al indignado padre, que reaccionó violentamente contra el que le disparó mortalmente a su hijo. Espinoza justificó su indebido proceder expresando que sintió coraje al ver cómo el reo pasaba frente a él, sin esposas y como que iba desfilando. Por este inesperado percance y por la ausencia de los abogados defensores, el juez Séptimo Penal de Juicio, Octavio Rothschuh, reprogramó el inicio del juicio para el próximo cuatro de noviembre. Por este mismo crimen, Roberto Carlos Taylor y Juan Carlos Martínez fueron sentenciados a pasar 17 años en la cárcel. Los acusados cumplirán las condenas de manera sucesiva, comenzando primero con los 11 años por homicidio, luego descontarán los seis años por el robo con intimidación agravado.

Vapulean a fiestero
Pedro José González Mejía fue golpeado por sus antiguos vecinos en el barrio “José Santos López”, quienes podrían pasar de víctimas a victimarios. González fue acusado en los tribunales de justicia por amenazas de muerte en perjuicio de Alexander Paniagua Siles, quien casi mata a golpes a Pedro José. El juez Octavo Local Penal, Celso Urbina, ordenó al Instituto de Medicina Legal que valore al reo. La decisión judicial allanó el camino de la defensa de González para dejar consignado en audiencia que se reserva el derecho de acusar a quienes agredieron a su defendido, cuando en estado de ebriedad “se coló” en la casa y en la fiesta de su vecino, quien lo expulsó a golpes, momento en el que Pedro José lo habría amenazado con una pistola.